viernes 6/8/21

A pesar de tener Parkinson, Ybes Auberson de 55 años, ha atravesado Los Alpes a pie como desafio propio

Un hombre de 52 años con párkinson avanzado recorrió más de 1.100 kilómetros a pie a través de los Alpes, para visibilizar esta enfermedad neurológica discapacitante que no tiene cura. Yves Auberson ya prepara el próximo reto, tras someterse a una operación para implantar electrodos en su cerebro.

Auberson superó los espasmos musculares que obstaculizan sus rutinas diarias y los demás síntomas que provoca el párkinson para realizar la travesía de tres meses el año pasado. El hombre, que quiere centrar la atención de los políticos y la sociedad en general en los enfermos de parkinson, comenzó su camino desde el este desde Montreux, escalando picos de gran altitud. 

Auberson, que fue elegido Personalidad de 2020 en su ciudad natal, Nyon, cerca de Ginebra, explicó sus motivaciones para este desafío.

"Lo que me motivó a hacer esta caminata, es que quería que la gente conociera mejor esta enfermedad que es realmente desconocida. Así que hice algo que creo que es importante y con lo que quizá la gente se sienta identificada. El hecho de que hiciera esta caminata, algunas personas lo entendieron, más de lo que yo esperaba, fue más allá de nuestras esperanzas".

Auberson, que era golfista profesional, fue diagnosticado en 2004, a los 35 años, de párkinson, un trastorno cerebral que provoca temblores y dificultades para caminar, el equilibrio y la coordinación, en una progresión que empeora su estado.

En marzo se sometió a una cirugía mayor conocida como estimulación cerebral profunda para implantar electrodos en su cerebro y un cable en el pecho que envía pulsos para reducir los síntomas. 

"Era muy importante para mí, porque quería demostrar que es posible, incluso con la enfermedad de Parkinson, seguir haciendo muchas cosas. Como me encanta la montaña, era obvio que haría este reto en las montañas", aseguró Auberson, que agradeció los miles de correos que recibió de personas anónimas agradeciendo su gesto. 

Comentarios