miércoles. 29.05.2024

Acceder a una vivienda en propiedad se ha convertido en uno de los principales desafíos para las nuevas generaciones. Aunque las barreras económicas son la principal razón, es importante reconocer que existen otros aspectos que van más allá de lo puramente financiero. Estos retos adicionales, como por ejemplo el aumento de la demanda de inmuebles sostenibles, o priorizar la flexibilidad para cambiar de lugar de residencia, contribuyen a que la situación se torne más compleja.

La última Encuesta Financiera de las Familias, publicada por el Banco de España, revela que, en el año 2020, tan solo el 36% de los menores de 35 años eran propietarios de su vivienda principal. Una cifra que contrasta con la registrada casi 10 años antes, situada en el 69,3%. Este dato revela una clara tendencia descendente en la adquisición de inmuebles residenciales por parte de este colectivo.

Ante este contexto, los expertos de Solvia, firma líder en servicios inmobiliarios, identifican las principales dificultades a las que se enfrentan la juventud a la hora de adquirir una vivienda:

1.     Los precios aumentan un 3,1% interanual

Aunque el sector inmobiliario está entrando en una fase de estabilización de sus métricas, el precio de la vivienda ha seguido aumentando. Tal y como muestra el Colegio de Registradores, en el segundo trimestre del año, el coste de los inmuebles residenciales creció un 3,1% respecto al mismo periodo del año anterior. La previsión de Solvia es que estos sigan aumentando, con alzas que se situarán entre el 1,5% y el 2,5% al cierre del ejercicio.

Conscientes de esta situación, en Solvia cuentan con una importante oferta de inmuebles a precios asequibles, tanto en régimen de compra como de alquiler. Así, la compañía ha lanzado una campaña destinada a jóvenes, compuesta por más de 7.500 viviendas residenciales a la venta, con un precio medio de 58.000 euros y una superficie media de 118 m2.

 

2.     España cuenta con la tasa de desempleo más alta de la Unión Europea (27%)

Según las cifras proporcionadas por el Eurostat, España cerró el mes de julio con un total de 2.779.000 personas sin empleo y, del total de parados registrados, 461.000 eran menores de 25 años. En este sentido, nuestro país presenta una tasa de desempleo juvenil del 27%, la más alta de todos los países miembros de la Unión Europea.

Por otro lado, los que sí tienen trabajo también se enfrentan a la inestabilidad laboral, con una elevada tasa de temporalidad y bajos salarios. Todo esto puede producir problemas a la hora de acceder a la vivienda, ya que provocaría que tengan dificultades para ahorrar, además de ser considerados como prestatarios de mayor riesgo por las entidades financieras.

 

3.     Los tipos de interés y el Euribor en máximos históricos

En los últimos meses, hemos asistido al encarecimiento de los créditos bancarios, otra barrera para el acceso a la vivienda en propiedad de los más jóvenes: el Banco Central Europeo ha anunciado que, probablemente, se produzcan nuevas subidas en los tipos de interés, que supera ya el 4%. Por su parte, el Euribor cerró agosto en 4,073%.

Además, en su última encuesta de préstamos bancarios, el Banco de España afirma que los criterios de concesión se endurecieron durante el primer trimestre de 2023, por cuarto periodo consecutivo. En este sentido, la demanda habría descendido, de forma particularmente acusada en los créditos a familias para adquisición de vivienda. Los jóvenes también son uno de los sectores más afectados por este endurecimiento de los requisitos ya que, habitualmente, la falta de historial crediticio, su menor capacidad de ahorro o la carencia de ingresos estables dificulta en gran medida el acceso a la financiación.

 

4.     La falta de educación financiera provoca que muchos jóvenes tengan dificultades a la hora de afrontar el acceso a la vivienda

La falta de experiencia y conocimiento sobre el proceso de búsqueda de su hogar y los trámites financieros y legales involucrados sería otro de los desafíos a los que se enfrenta este colectivo. La falta de orientación y educación sobre estos temas puede dificultar su capacidad para tomar decisiones informadas y navegar por el complejo sistema de acceso a la vivienda.

La educación financiera es fundamental para comprender conceptos como la planificación presupuestaria, el ahorro, el manejo de deudas, los tipos de préstamos y las opciones de financiación disponibles. Sin una comprensión sólida de estos temas, podrían enfrentarse a dificultades en su capacidad para ahorrar para el pago inicial de un inmueble, evaluar las opciones de préstamos hipotecarios o entender las implicaciones financieras a largo plazo.

 

5.     Los jóvenes dan más importancia a otros aspectos como la flexibilidad, la movilidad o la sostenibilidad de los inmuebles

Los jóvenes de hoy en día tienden a valorar más la flexibilidad y la movilidad en sus vidas. La idea de establecerse en un solo lugar a través de la compra de una casa ya no es una prioridad absoluta. Prefieren tener la libertad de cambiar de ubicación según las oportunidades laborales, las conexiones personales o las preferencias de estilo de vida.

Por otro lado, según la última edición del informe ‘La sostenibilidad en la vivienda en España’, realizado conjuntamente por Solvia y Fotocasa, únicamente el 4% de las personas en búsqueda de casa no considera importante la sostenibilidad. Este cambio de mentalidad en la sociedad supone, generalmente, un aumento en el precio: optar por inmuebles de segunda mano reduciría las posibilidades de contar con un hogar sostenible, ya que estas propiedades no suelen estar adaptadas a las últimas normativas en materia energética y de sostenibilidad. Esto supondría, o bien afrontar la reforma necesaria o elegir una vivienda de obra nueva o recientemente reformada.

 

Campaña especial para jóvenes con viviendas desde 50.000€ 

Conscientes de esta problemática Solvia lanza su campaña para jóvenes con inmuebles a precios ajustados para que puedan hacer frente a la compra de una vivienda. La cartera seleccionada está integrada por más de 1.500 viviendas, con un precio medio de 88.000€ y una superficie construida de 100 m2, de promedio.

Concretamente, gracias a esta selección, los futuros compradores pueden acceder a un piso en Alicante de 73 m2 por 52.700 € o una vivienda en Málaga de 84 m2 por 60.900€.

Aunque la campaña incluye inmuebles en todas las provincias, las localizaciones donde más se concentran son: Murcia (352), Alicante (302), Valencia (197), Tarragona (81), Almería (80), Barcelona (64), Girona (48), Lleida (44), Castellón (44) y Toledo (33).

¿Por qué los jóvenes no pueden comprar una casa hoy en día?