miércoles. 29.05.2024

Una promesa mantenida por 50 años reúne a ex-alumnos de 1978 para el eclipse

Corría el año 1978: El Primer Ministro Aldo Moro había sido secuestrado en Italia, las elecciones al Senado de EE.UU. se retransmitían por primera vez por radio y Patrick Moriarty daba clases de ciencias sobre eclipses solares en el instituto.

.

 

 Patrick Moriarty (centro, camisa azul) y un grupo de sus antiguos alumnos vieron juntos el eclipse solar el lunes en Nueva York. (Caitlin Moriarty Hynick)
Patrick Moriarty (centro, camisa azul) y un grupo de sus antiguos alumnos vieron juntos el eclipse solar el lunes en Nueva York. (Caitlin Moriarty Hynick)

Explicando sus trayectorias, la trayectoria de la totalidad y otros detalles por el estilo, la clase echó un vistazo a los próximos eclipses que pasarían sobre su ciudad natal de Rochester, Nueva York.

"Haced un círculo alrededor del del 8 de abril de 2024", recuerda Moriarty. "Vamos a reunirnos en ese".


Riendo, la clase prosiguió la lección, y cada nuevo grupo de jóvenes de 17 años que pasaba por su aula recibía la misma broma, con inevitablemente la misma reacción.

Pasaron los años. Cayó el Muro de Berlín, la burbuja de las "punto com" hundió la bolsa, Estados Unidos eligió presidente a un negro, las redes sociales se instalaron en nuestras vidas; y de repente, Moriarty miró el calendario y ponía "2022".

Siempre solía decir a sus alumnos que pondría un anuncio en el periódico, pero como la gente ya no hace periódicos, creó un grupo en Facebook para localizar a algunos de sus antiguos pupilos y ver si su promesa significaba tanto para ellos como para él, aunque no esperaba mucho cuarenta o cincuenta años después, como cabría imaginar.

Pero el grupo no tardó en circular entre antiguos alumnos que mantenían el contacto, y cientos de ellos expresaron su interés por el evento. Moriarty contrató los servicios de una pizzería local y compró 130 pares de gafas para el eclipse.

Entonces llegó el gran día, y comenzó la escalofriante reconexión con todos los estudiantes, cuyos rostros el Sr. Moriarty no recordaba en su mayoría, pero cuyos nombres sí. Los alumnos venían de todo el país, con hijos, con historias de vida y con 45 años de experiencias vitales que compartir.

Se hicieron bromas: "parecías más alto" dijo uno, "estos tienen que ser los deberes más largos de la historia" dijo otro.

En la hora que precedió al eclipse, Moriarty volvió a clase: enseñó a la variedad de estudiantes de mediana edad exactamente lo mismo que antes sobre la ciencia que hay detrás de un eclipse.

Finalmente, la Luna pasó por encima del Sol, pero ni siquiera la espectacular observación de las estrellas pudo eclipsar el incomprensible momento compartido entre desconocidos que, sin embargo, estaban unidos por una broma de casi 50 años.

"Cuando los profesores se dedican a la educación, esperan poder ser ese tipo de profesores que tienen un impacto en la gente y marcan la diferencia", dijo Moriarty, de 68 años, a Kyle Melnick, del Washington Post.

"Y este acontecimiento de aquí me ha confirmado que supongo que lo he hecho bien".

 

Una promesa mantenida por 50 años reúne a ex-alumnos de 1978 para el eclipse