domingo. 19.05.2024

La calicó Galena fue enviada accidentalmente -en la caja en la que se había colado- hasta un centro de distribución de Jurupa Valley, California.

Sí, personificando el proverbio de Internet de "si cabe, me siento", Galena se había metido en una caja de Amazon sin saber que los zapatos con los que la compartía iban a ser devueltos.


Sus dueños, Carrier y Matt Clark, adoran a su gata, por mucho que ella ame sentarse en las cajas. Pero esta vez su comportamiento tranquilo y recatado pudo con ella, y necesitó sus 9 vidas para sobrevivir en la caja durante 6 días sin comida ni agua.

Pero contó con la ayuda de tres milagros. El primero fue que Matt no selló la caja a la perfección, por lo que Galena pudo respirar dentro. El segundo fue que el tiempo no era demasiado caluroso en aquel momento. El tercero fue que sólo una persona en todo el emplazamiento de Amazon sabía cómo manejar una situación así: y trabajaba en devoluciones.

Una vez en Jurupa Valley, fue descubierta por un empleado que, a su vez, llamó a su jefa Hunter Brandy, la encargada de devoluciones, a la que también le encantan los gatos y los cuida y rescata como actividad extra. Ella se presentó a pesar de no estar en el trabajo ese día "con un transportín para gatos y algo de comida".

"Al final se encariñó conmigo y me dejó acariciarla", dijo Hunter en su declaración de Amazon. "Me di cuenta de que pertenecía a alguien por la forma en que se comportaba, así que me la llevé a casa esa noche".

Durante todo este tiempo, los Clark, que habían experimentado cómo su gata simplemente desaparecía sin dejar rastro, estaban sumidos en un terrible desasosiego. Buscaron durante horas en los alrededores de su casa, pusieron octavillas en su barrio de Lehi, llamaron a amigos y alertaron a los vecinos, pero al final no se pudo hacer nada más.

Finalmente, Hunter llevó a Galena al veterinario para asegurarse de que se estaba recuperando de su terrible experiencia y para comprobar si tenía microchip. Galena tenía microchip, lo que provocó una llamada telefónica que Carrie pensó que era una broma.


A Galena le encanta sentarse en cajas como la de esta fotografía sin fecha de antes del incidente - cortesía de Carrie Clark
"Galena debió de colarse en la caja sin que él lo viera y sin que nosotros lo supiéramos, y entonces él [Matt] volvió y tapó la caja con cinta adhesiva", explica Carrie Clark. "Le encanta esconderse en cajas, así que estaba muy contenta ahí dentro. No hizo ningún ruido".
"Literalmente tuvimos emociones de reír histéricamente a llorar histéricamente", dijo a CNN. "Eran tan intensas. Fue la emoción más extraña sentir ambas cosas al mismo tiempo".

Amante de los gatos, Hunter le preguntó a Carrie si podía grabar el encuentro después de que condujeran hasta California para recoger a Galena.

"¡Este momento (y todo el resto de su vida con su familia) no habría sido posible si no le hubieran puesto el microchip!". escribió Hunter en un post de Facebook. "Aunque sin duda me habría quedado con ella y la habría querido mucho si no le hubieran puesto el chip, su familia nunca habría sabido lo que le pasó y eso me rompe el corazón".

GNN ha informado de cómo la ciencia ha demostrado que los gatos encuentran cajas en las que sentarse aunque la caja en sí sea una ilusión óptica. Hay una extraña aunque casi increíble lección en la historia de Galena y la caja de Amazon: si tienes que enviar algo grande por correo, comprueba que no tenga pelo antes de enviarlo.

Una pareja envía a su gata por Amazon accidentalmente