viernes. 21.06.2024

El triunfo de Carlos Alcaraz en la final del Roland Garros desató la locura en El Palmar, Murcia, su localidad natal. Cerca de mil vecinos se reunieron frente a una pantalla gigante para seguir su partido contra el alemán Alexander Zverev. El Día de la Región de Murcia se llenó de alegría y la comunidad celebró con fervor.

Alcaraz ganó la final por 6-3, 2-6, 5-7, 6-1 y 6-2, convirtiéndose en el jugador más joven en ser campeón en las tres superficies: tierra batida, pista rápida y hierba. Este nuevo récord de precocidad se suma a los 14 títulos ATP que ya ha conseguido en 18 finales, incluyendo este en París y los del Abierto de Estados Unidos en 2022 y Wimbledon en 2023.

En París, todos querían una foto con el campeón. Su familia, su equipo, los recogepelotas e incluso Pau Gasol, acostumbrado a ver ganar a su amigo Rafa Nadal, disfrutaron del triunfo de Carlitos, el nuevo 'príncipe' de la tierra batida.

La madre de Alcaraz no pudo contener las lágrimas cuando su hijo subió a la grada para abrazar a sus familiares y amigos. También tuvo un momento emotivo con su entrenador, Juan Carlos Ferrero, quien ganó en París el año en que nació Alcaraz: 2003.

Alcaraz fue recibido con aplausos al llegar a la rueda de prensa post-partido, donde reveló que se hará un tatuaje en el tobillo izquierdo en honor a este título. Ya tiene tatuajes por sus victorias en el US Open y Wimbledon, y expresó su deseo de tatuarse otro si gana el Open de Australia.

En su análisis del torneo, Alcaraz destacó que ha sabido aplicar su estilo agresivo a la tierra batida. Aunque creció jugando en tierra, se ha adaptado a la pista dura, donde hay más torneos. "Para mí es un orgullo estar en la historia de nuestro deporte. Que un chaval de El Palmar, de Murcia, ponga su nombre en la historia del tenis es maravilloso", comentó sobre su logro de ser el tenista más joven en ganar torneos del Grand Slam en las tres superficies.

Este triunfo en Roland Garros le hace sentirse "más orgulloso" que los otros dos Grand Slam conquistados, debido a la superación física que ha supuesto. "El Abierto de Estados Unidos fue un sueño, algo especial porque era el primero. Ganar Wimbledon a cinco sets contra Djokovic fue muy grande. Pero sabiendo todo lo que he superado estos meses, este momento me hace sentir más orgulloso", explicó.

Alcaraz se marcha de París con una lección aprendida: "la fortaleza mental gana partidos". "Se gana mucho de cabeza. Si estás flojo mentalmente, aunque juegues el mejor tenis de tu vida, no ganas un Grand Slam", afirmó.

Alcaraz ganó Roland Garros 40 días antes de los Juegos de París, en la misma pista donde se desarrollará el torneo olímpico de tenis, que él quiere ganar en individual y en dobles junto a Rafa Nadal. "Volver aquí, pelear por el oro, por llevar una medalla a mi país, por jugar junto a mi ídolo, Rafa... no me lo creeré hasta que lo viva", comentó.

A diferencia de otros torneos, Roland Garros hace sonar el himno del país del ganador. "Estoy muy orgulloso de ser español. Representar a mi bandera, mi país, a todos los españoles en los torneos a los que voy, es un orgullo", subrayó Alcaraz.

En cuanto al futuro, consideró muy difícil igualar los 14 triunfos de Nadal en Roland Garros o los 24 Grand Slam de Novak Djokovic: "Son dos récords fuera de lo normal, tienes que ser un fuera de serie, un extraterrestre", concluyó.

Carlos Alcaraz revela como será su tatuaje por su victoria en Roland Garros