jueves. 20.06.2024

El éxito del Girona, clasificado para la Champions al igual que el poderoso Manchester City con el que comparte dueños, ha llamado la atención sobre la multipropiedad en el fútbol, un fenómeno en auge que tiene a la Liga española como uno de sus principales escenarios.

El City Football Group es el ejemplo más claro en el mundo de este tipo de estructuras, más conocidas por las siglas inglesas MCO (literalmente, propiedad multiclub). El grupo fundado en 2013, que al menos hasta 2019 tenía su sede en una la zona franca de Jebel Ali, en Dubái, y cuyo principal accionista es una sociedad de inversión de la City londinense (Newton Investment Management), es el único con más de una decena de clubes bajo su paraguas.

Su estandarte es el Manchester City (Inglaterra), pero también tiene participaciones significativas, además de en el Girona, en estos clubes: New York City FC (Estados Unidos), Melbourne City (Australia), Yokohama J Marinos (Japón), Montevideo City Torque (Uruguay), Sichuan Jiuniu (China), Mumbai City (India), Lommel SK (Bélgica), Troyes (Francia), Palermo (Italia), EC Bahia (Brasil) y Bolívar (Bolivia). En total 13 clubes en casi todas las regiones del mundo, menos África.

Es un caso excepcional, porque, hasta finales de 2023, el 58% de los MCO identificados por la UEFA tenía presencia en dos clubes únicamente. Y solo el 26% tenían más de tres clubes en su cartera, término que usa la propia confederación europea del fútbol en un reciente informe al referirse a la cada vez más compleja estructura societaria de los equipos de élite.

Desde esos grupos de inversión se argumenta que la multipropiedad permite aprovechar las economías de escala y valoran las sinergias entre sus sociedades, como en general en cualquier sector. Pero la particularidad de esta actividad está en su peculiar mercado de trabajo y en concreto en los multimillonarios traspasos de los futbolistas.

Las idas y vueltas de Savio Moreira

Los directivos de estos grupos ven numerosas ventajas al fichar a un jugador que puede eventualmente ser traspasado luego a otro del grupo con facilidad. Es por ejemplo lo que ha pasado con Yan Couto y Yangel Herrera, dos jugadores pertenecientes al Manchester City y que han estado cedidos en varios equipos, el último el Girona.

O también el caso del brasileño Savio Moreira, Savinho, que en el 2022, con 18 años recién cumplidos, fue fichado por el Troyes, también del grupo City. El primer año estuvo cedido en el PSV neerlandés y para la siguiente temporada, la que ahora acaba, fue cedido de nuevo: esta vez al Girona.

Y tras un deslumbrante arranque de campaña, se dio por hecho que no volvería al Troyes, sino que sería traspasado al Manchester City. La noticia la dio el considerado gurú de la información de fichajes, Fabrizio Romano, pero todavía no se ha confirmado y está por ver si la UEFA aceptará esta operación que desvirtuaría la restricción de traspasos internos que ha impuesto su Comité de Control Financiero de Clubes para poder admitir en la misma competición a los clubes con participaciones cruzadas.

El 'Girona City FC' y otros equipos españoles en multipropiedad