viernes. 12.07.2024

El 61,5% de las escuelas privadas de idiomas está perdiendo alumnos de entre 25 y 60 años, mientras que en el 10,5% aumenta y en el 21% de los centros se mantiene estable.

Esta es una de las principales conclusiones de una encuesta realizada por la Federación Española de Centros de Enseñanza de Idiomas (FECEI) entre 143 escuelas privadas de idiomas repartidas por toda la geografía nacional, y representativas de los 3.952 centros privados de enseñanza de idiomas que actualmente están censados en España.

Los datos revelan que la evolución del número de alumnos matriculados es también decreciente entre los universitarios, donde los inscritos se están reduciendo en el 53,1% de los centros encuestados, y solamente crece en el 10,5% (manteniéndose estable en el resto, 33,6%).

En el segmento de los llamados 'adultos mayores', que tienen entre 60 y 75 años, sus matrículas también están en regresión en el 49% de los centros y aumenta solamente en el 6,3%. Se mantienen igual en otro 25,9% de las escuelas privadas de idiomas, mientras que el 18,9% restante declara no tener alumnos en estas edades.

Para el presidente de la Federación Española de Centros de Enseñanza de Idiomas (FECEI), Scott Markham, "las razones de esta caída se basan en la creciente competencia de plataformas internacionales que operan desde otros países sin pagar los impuestos, salarios y cotizaciones sociales que deben satisfacer los centros radicados en España".

"Ello les permite ofertar clases a unas tarifas inasumibles para las escuelas de FECEI, y este problema ya lo pusimos de manifiesto en el Libro Blanco del sector que recientemente hemos publicado", advierte.

Si para los centros que operan en España esto es un problema, Scott Markham subraya que "también lo es para la Administración española, que deja de percibir ingresos en impuestos, básicamente IRPF, y cotizaciones sociales, además de reducirse la capacidad del sector de generación de puestos de trabajo".

Según el Presidente de FECEI, los centros privados que operan en España no quieren ningún privilegio, "pero tampoco sufrir una competencia a todas luces desleal y descompensada".

"Para superar la situación solicitamos que estas plataformas estén sometidas a los mismos criterios de vigilancia y supervisión que estamos nosotros, así como una desgravación fiscal para el aprendizaje de idiomas en la edad adulta, que por otra parte es la clave para facilitar la empleabilidad de los parados mayores de 45 años", reclama.

Por último, el presidente de FECEI afirma que en España hay "magníficos profesionales de la enseñanza de idiomas", por lo que considera que no es necesario acudir a plataformas internacionales ubicadas en otros países, "muchas veces paraísos fiscales, que basan su competitividad en ahorrarse toda contribución al mantenimiento del Estado del bienestar".

Más del 60% de las escuelas de idiomas pierde alumnos mayores de 25 años