domingo 23/1/22

La titular del Juzgado de Primera Instancia Número 2 de Icod de los Vinosavala que un menor de 15 años no sea vacunado contra la Covid-19 por deseo de la madre, frente al interés del padre y el propio niño, que sí defienden la inoculación --la pareja está separada--.

La sentencia, avanzada por los diarios de 'Prensa Ibérica' y a la que ha tenido acceso a Europa Press, se remonta a un procedimiento del mes de septiembre y se ampara en el "principio de prudencia" y en que en el caso de los menores "hay más riesgos que beneficios". Así, el juzgado desestima la petición del padre de que fuera autorizada la vacunación judicialmente y le da a la madre un plazo de dos años para decidir.

La sentencia, avanzada por los diarios de 'Prensa Ibérica' y a la que ha tenido acceso a Europa Press, se remonta a un procedimiento del mes de septiembre y se ampara en el "principio de prudencia" y en que en el caso de los menores "hay más riesgos que beneficios". Así, el juzgado desestima la petición del padre de que fuera autorizada la vacunación judicialmente y le da a la madre un plazo de dos años para decidir.

Asimismo, apunta que en el caso de la vacuna contra la Covid-19 se han documentado casos de miocarditis y pericarditis y resalta que las vacunas --cuando se instruyó el caso-- contaban con autorización de emergencia.

Sobre la solidaridad colectiva que supone la vacunación de los menores, la juez sostiene que es "éticamente dudoso" que sirva para proteger a mayores y personas vulnerables dado que hay otros mecanismos "eficaces" como el uso de la mascarilla.

En la sentencia se apunta también que las vacunas no inmunizan frente al virus y "ninguna evita el contagio ni impide la transmisión".