domingo. 19.05.2024

El Papa ha denunciado "el delirio de un materialismo desenfrenado, ciego, de un consumismo" como una de las causas de la baja natalidad en Occidente y, a su vez, ha pedido políticas sociales que eviten a las mujeres tener que "elegir entre trabajo y cuidado de los hijos".

En su intervención este viernes en la cuarta edición de los Estados Generales de la Natalidad en Italia, Francisco ha señalado que la vida "no es un problema", sino "un regalo".

"En la raíz de la contaminación y del hambre en el mundo no están los niños que nacen, sino las opciones de quienes solo piensan en sí mismos, el delirio de un materialismo desenfrenado, ciego, de un consumismo que, como virus maligno, mina la existencia de las personas y la sociedad", ha dicho.

El Pontífice, que se ha trasladado en coche desde el Vaticano hasta la sede de este evento, ha señalado que a nivel institucional, "urgen políticas eficaces, opciones valientes, concretas y a largo plazo, que sembrar hoy para que los niños puedan cosechar mañana".

También ha insistido en la urgencia de crear condiciones que permitan a las madres no tener que "elegir entre trabajo y cuidado de los hijos", así como liberar a las parejas jóvenes de la precariedad laboral y la imposibilidad de adquirir una vivienda.

Sentado al lado de Gigi de Palo, presidente desde 2005 del Foro de las Asociaciones Familiares de Italia, una institución que une a más de 600 agrupaciones que engloban a 6 millones de familias, ha pedido un mayor compromiso por parte de todos los gobiernos para que las jóvenes generaciones "estén en condiciones de realizar sus sueños legítimos". "Se trata de poner en práctica opciones serias y eficaces a favor de la familia", ha asegurado.

Del mismo modo, ha sugerido que se afronte esta cuestión con realismo frente a las teorías que buscan reducir la población mundial bajo el pretexto, por ejemplo, del cuidado del medio ambiente.

El Papa aboga por políticas que eviten a las mujeres tener que "elegir entre trabajo y...