sábado. 01.10.2022

La Policía Nacional ha detenido a un hombre al que tuvieron que reducir con un disparo en un pie después de que presuntamente abusara de una menor de 17 años en la vía pública, en la localidad de Elda (Alicante), y entrara acto seguido a un bazar donde esgrimió un hacha con la que amenazó tanto a las personas que estaban en el interior como a los propios agentes cuando accedieron al local.

Según han informado fuentes policiales, en primer lugar, el hombre supuestamente realizó tocamientos sin consentimientos a una menor de 17 años en la vía pública y acto seguido amenazó con un hacha en un bazar de Elda.

Los hechos se produjeron alrededor de las 21.00 horas de este lunes, hora en la que la Sala 091 de la Policía Nacional recibió varias llamadas informando de que estaban abusando de una adolescente en la vía pública.

Cuando los agentes se trasladaron al lugar de los hechos, la menor se encontraba acompañada de su abuela y les manifestó que un varón le había tocado los glúteos, le había agarrado fuertemente y tocado los pechos por encima de la ropa.

Los testigos presenciales recriminaron esta actitud e informaron a la Policía de que el hombre se acababa de meter en un bazar y que se encontraba supuestamente amenazando con un arma en el interior.

Al acceder al local, los agentes fueron "sorprendidos" por esta persona, que llevaba un hacha de "grandes dimensiones" y mostraba una actitud "desafiante", con el arma blanca levantada.

Los agentes intentaron calmarlo y trataron de que depusiera su actitud. Ante su negativa y el riesgo que suponía para los propios policías y la seguridad ciudadana, los policías usaron su arma para defenderse y realizaron un primer disparo al suelo, del que el presunto autor de los hechos hizo caso omiso.

SEGUNDO DISPARO

Ante la actitud del presunto agresor y para evitar que agrediera con el hacha a uno de los efectivos, tuvieron que realizar un segundo disparo a partes no vitales y del que resultó herido en un pie, según han precisado las mismas fuentes.

Los agentes pudieron finalmente desarmarlo y reducirlo para poder ser asistido por ellos mismos ya que seguía en una actitud "incontrolable", hasta la llegada de los servicios médicos.

El detenido, de 45 años y con antecedentes, fue trasladado al Hospital General de Elda donde se negó a ser atendido, por lo que tuvo que ser remitido a un segundo hospital, donde quedó custodiado por la Policía hasta que pase a disposición judicial.

Comentarios