domingo 22/5/22

Cuando se cumplen 43 días de la guerra en Ucrania, y la desesperación asola el país. El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, ha compartido un emotivo mensaje de un niño de 8 años de la localidad de Mariúpol.

“Desde el 24 de febrero, mis dos perros han muerto y mi abuela Halya y mi amada Mariúpol”, ha escrito el niño en un papel mientras las bombas siguen cayendo en la ciudad.

El pequeño relata en la carta la muerte de su abuela y sus dos perros desde que comenzara la invasión Rusa el 24 de febrero. Además, el ministro ha añadido en el tweet donde ha compartido el mensaje que también han muerto el abuelo y que su hermana y su madre resultaron heridas debido a los bombardeos que acechan la ciudad. Y añade que “Ucrania nunca se rendirá ni se cansará. Tenemos que prevalecer”.

Mariúpol sigue siendo un infierno, los bombardeos no cesan y apenas quedan soldados y civiles en la localidad. Resisten como pueden sin comida ni medicamentos. Según la ONU y la Cruz Roja, más de 300 personas han conseguido salir de la ciudad y Rusia ha anunciado tres días de alto el fuego para permitir corredores humanitarios, aunque Ucrania afirma que no están respetando este alto al fuego.