domingo 22/5/22

Sevilla se ha convertido en el centro de atención de una aristocracia perdida en este fin de semana, pero que estos días salta a la palestra por una peculiar renuncia: la del supuesto heredero de Serbia, un país sin rey desde hace más de 75 años. Aunque no logró el trono tras la Segunda Guerra Mundial, la familia Karadjordjevic sigue luchando por instaurar la monarquía en el país. Un objetivo por el que brega desde hace años el actual jefe de la autodenominada casa real de Karadjordjevic, Alejandro, y que hasta ahora recaía también en su primogénito, Pedro. No obstante, este último ha optado por renunciar a sus privilegios y cedérselos a su hermano mediano, Felipe, en una ceremonia íntima celebrada en la Casa de Pilatos, en Sevilla, ciudad en la que ha pasado gran parte de su tiempo junto con su familia.

Las razones de Pedro Karadjordjevic son concisos: formar una vida en Andalucía, a la que considera casi una tierra natal. El motivo reside en que su madre vive allí desde los años 80. María de la Glorai de Orleans-Braganza, nacida en Brasil, comparte la conexión con España desde hace décadas. Su madre era hermana de María de las Mercedes de Borbón, la madre del emérito Juan Carlos I, por lo que son primos hermanos. De hecho, su primer matrimonio con Alejandro, el pretendiente del (inexistente) trono serbio, lo acaparó en Villamanrique de la Condesa, provincia de Sevilla, en 1972. Luego de separarse de Alejandro, se casó de nuevo en Sevilla, en 1985. Desde 2003 es también duquesa de Segorbe.

Si hace décadas que María de la Gloria de Orleans-Braganza vive en Sevilla con su esposo, ahora Pedro (nacido en Chicago, EEUU, hace 42 años) deja clara su intención de seguir ese camino. Él mismo ha argumentado en un comunicado que “el interés de la dinastía es que el heredero viva en Serbia junto al pueblo”, sin embargo él no tiene interés en hacerlo. “Mi hermano, el príncipe Felipe, se ha establecido con su familia en nuestra patria, donde nació su primogénito, el príncipe Esteban. Yo continuaré con mi vida en Sevilla, como hasta ahora”, ha afirmado. Mientras tanto, Felipe tiene una trayectoria personal en Serbia, Pedro, soltero y sin hijos, vive en Sevilla desde los dos años, aunque realizase sus estudios en Londres y Suiza para luego volver a trabajar en la capital británica y residir finalmente en la capital hispalense.

Las conexiones de la familia Karadjordjevic con la aristocracia y las monarquías europeas vienen de lejos y continúan siendo estrechos. El príncipe Alejandro, padre de Pedro y Felipe, es primo de la reina doña Sofía, y su abuela era una tía de Juan Carlos I. Además es ahijado de Isabel II de Inglaterra. El nuevo heredero de los derechos dinásticos, Felipe, es también ahijado de la emérita Sofía, que asistió a su matrimonio con Danica hace cinco años.

En el acto de renuncia, comunicado este pasado viernes, Pedro Karadjordjevic fue acompañado de varios testigos, entre ellos su propio hermano Felipe y la esposa de este, Danica. “No renuncio a los derechos de heredar el nombre, la pertenencia a la casa real, el título de príncipe y todos los demás derechos y obligaciones que la ley y la tradición dan e imponen a un miembro de la familia”, ha señalado el príncipe.

La familia Karadjordjevic se ha dirigido a la decisión de Pedro en la cuenta de Instagram. Su padre le comunica que el tema en cuestión se ha planificado “demasiado rápido” y que aunque “agradece su honestidad”, el protocolo no se ha llevado a cabo “correctamente, de acuerdo con la tradición y las normas de la familia real, así como las reglas de la familia, escritas durante el reino” y a las que “todos los miembros” deben adherirse.