martes. 16.04.2024

La aventura comienza en Cuba, lugar de procedencia de estas dos hermanas donde deciden dejar su vida de allí para emprender una nueva con su otra familia en Florida dadas las circunstancias que Cuba está pasando como la falta de medicamentos, la ausencia de comida... decidieron que lo mejor era dejar todo eso atrás.

Para dar el primer paso a esta odisea, lo primero que hicieron fue vender la casa que les dejó su padre, la nevera, el televisor y con algo de ayuda económica de su familia de Florida, consiguieron recaudar 20.000 euros. Comenzaron cogiendo un vuelo hasta Nicaragua donde a los cubanos no les piden visado y allí se toparon con unos jóvenes llamados los coyotes que se encargan de llevar a todas esas personas que huyen de su país y necesitan llegar en patera a la frontera. Después recorrieron la selva centroamericana y sobrevivieron a un accidente donde se cayeron por un precipicio. 

Después de casi dos semanas de travesía atravesaron las hermanas el Río Bravo  desde el Juárez hasta El Paso durante la madrugada. Cuando llegaron a la frontera, fueron recibidas por agentes de la Patrulla Fronteriza. Fueron detenidas en Texas pero liberadas rápidamente con libertad condicional de 60 días.

Viajaban con toda su vida a cuestas, hasta con una bebé de un año -la hija de Melanie- para poder encontrar una vida digna y una libertad. El desenlace de esta cruda historia es un final feliz, las hermanas pudieron llegar a su destino y reunirse con su familia de Florida. Según Telecinco, cuando llegaron, Melanie y Merlyn llamaron a su madre diciendo "¡Estamos bien!¡Somos libres!"

Un recorrido de aire, tierra y mar 6.760 kilómetros, con todo en su contra y siendo una travesía llena de impedimentos y baches, pudieron llegar a puerto y huir de su amada y destruída Cuba.

Dos hermanas huyen de Cuba y tras más de 10 días logran llegar a EEUU