martes. 23.04.2024

Lo que pretendía ser una bonita estampa familiar que suponía además la primera instantánea de la Princesa de Gales desde que fue intervenida del abdomen el pasado 16 de enero, se convirtió en un quebradero de cabeza para la Casa Real británica después de que se descubriese que estaba retocada. 

Y aunque la mujer del Príncipe Guillermo se disculpó públicamente por dicha manipulación, las teorías respecto a su verdadero estado de salud no tardaron en surgir. Y en pocos días se ha especulado con que Kate sufre la enfermedad de Crohn, con una grave crisis matrimonial, con una deslealtad por parte del hijo de Carlos III; con que habría sido intervenida de algo mucho más grave de lo que pensábamos, con un presunto aborto o incluso con una supuesta bulimia. Rumores sin ningún tipo de base ante los que Kensington Palace ha optado por el silencio más absoluto, alimentando las especulaciones sobre la futura Reina de Inglaterra. 

  Coincidiendo con este aluvión de titulares tanto en Reino Unido como en el resto del planeta, este lunes era el diario 'The Sun' quien revelaba que Kate estaba retomando poco a poco la normalidad y este fin de semana habría estado de compras junto al Príncipe Guillermo en una tienda agrícola cerca de su residencia de Adelaide Cottage. Y según testigos presenciales, se la veía "saludable, feliz y relajada", desmintiendo así las preocupantes informaciones surgidas en los últimos tiempos. 

 Además, no habría sido su único plan el fin de semana, ya que los Príncipes de Gales habrían estado viendo a sus tres hijos, George, Charlotte y Louis, competir en diferentes deportes con su escuela, Lambrook School 

   Una reaparición de la que no existían imágenes, lo que provocó que se especulase con su veracidad, que ha demostrado el propio 'The Sun' publicando en exclusiva el vídeo de Kate y Guillermo de compras este sábado en Windsor Farm Shop, su tienda favorita de productos agrícolas, donde se les ve risueños, cómplices y tranquilos. 

 Unas imágenes en las que la Princesa de Gales, delgadísima pero con buen aspecto, luce un look deportivo con mallas, sudadera y zapatillas en color negro, y en las que camina charlando feliz con su marido mientras lleva en la mano algunas bolsas con sus compras en el establecimiento, donde se le habría visto comprando hogazas de pan. 

 La pareja, que ha desmentido sin necesidad de palabras los rumores de crisis, caminan relajados desde la tienda hasta le coche, atravesando una zona de restauración sin ser reconocidos por las personas que comían al aire libre a pocos metros de ellos.

 

La persona que hizo el vídeo, un hombre llamado Nelson Silva, ha contado a 'The Sun' cómo fue su encuentro casual con los Príncipes, revelando que decidió grabarles para enseñarle las imágenes a su familia: "Noté a una pareja eligiendo hogazas de pan y la mujer volvió a la cara y sentí como si la hubiera visto, me resultaba familiar. Kate parecía feliz y relajada. Se les veía felices por poder ir a una tienda y socializar. Eran naturales, una pareja con química" ha explicado. 

 Una reaparición con la que Kate ha acabado con las especulaciones y con la que ha confirmado que poco a poco retoma su vida normal. Sin embargo, todo apunta a que no será hasta después de Semana Santa, el 17 de abril, cuando protagonizará su primer acto oficial tras su intervención. 

Kate Middleton reaparece con una nueva imagen, más delgada pero muy feliz