martes. 06.12.2022

Las perlas son una de las joyas más cotizadas del mundo, debido a su peculiar método de formación y obtención, pues, una ostra puede tardar años y años en conseguir crear una perla en su interior. Es por esta razón que, la casualidad que le ha acontecido a este estadounidense durante sus vacaciones ha sido insólita.

Este hombre de Pennsylvania se encontraba de vacaciones veraniegas con su familia, en un resort de playa, situado en Delaware. Allí, el afortunado protagonista de esta historia, encontró una rara perla morada dentro de una de las ostras que estaba degustando, con la fortuna de que dicha perla tiene un valor de mercado que asciende a los 4.000 dólares.

El nombre de este afortunadísimo hombre es Scott Overland. Scott estaba cenando en el restaurante Salt Air en Rehoboth, Delaware, a punto de terminar su comida, cuando encontró la curiosa perla. Mientras masticaba su comida, Overland dijo que  "sintió algo duro y crujiente". Primero, en su desconocimiento, pensó que sería "un caramelo", como "uno de esos dulces de botón que vienen en el papel", debido a su "color lavanda brillante, casi púrpura".

Cuando miró más de cerca el caparazón vio que "tenía una hendidura donde algo estaba creciendo". Y, explicó que cuando colocó la perla en la hendidura, "encajaba perfectamente". "La perla era perfectamente redonda", dijo "y encajaba perfectamente dentro de la concha".

Fue a través de la mano de expertos tasadores de diamantes y piedras preciosas que descubrió el verdadero valor de la perla que había encontrado, según el tamaño y la calidad: unos 4.071 dólares.

Comentarios