lunes 16/5/22

Fue la tarde del pasado martes en la Rambla de Nova, una céntrica avenida de Tarragona, cuando una madre junto con su bebe vivieron su peor pesadilla.

La mujer se encontraba en un banco con su bebé en brazos que no reaccionaba, cuando los gritos de desesperación de la mujer alertaron a un matrimonio. 

Por suerte, dicho matrimonio tenía conocimientos básicos de salud por su formación laboral, por lo que intentaron asistirlo. El bebé estaba aparentemente inconsciente y no respiraba de forma regular.

Los oontinuos gritos de la mujer alertaron a más peatones que intentaron colaborar, unos llamando a los servicios médicos mientras otros le realizaban maniobras de reanimación.

Minutos después, llegaron dos ambulancias y técnicos del SEM, que consiguieron estabilizar al bebé.

El pequeño fue trasladado al hospital y habría sufrido un desmayo provocado por una subida de fiebre. La misma noche recibió el alta médica. Los padres se encuentran muy agradecidos y cuentan que su bebé se encuentra bien.