jueves. 09.02.2023

Una gemela salvó la vida de su hermana mientras aún estaba en el útero, enviando señales de angustia que incitaron a los médicos a provocar el parto antes de tiempo, lo que resultó ser fundamental para la supervivencia de la otra gemela.

El ritmo cardíaco de la bebé prematura Poppy McBride comenzó a vacilar en el monitor a las 31 semanas y cinco días de embarazo, lo que, según los médicos, los obligó a adelanta el nacimiento de la pequeña y de su gemela, Winnie. A pesar de ser la más pequeña de las gemelas, pensando poco más de medio kilo, Poppy estaba perfectamente sana y su corazón no tenía ningún problema.

Los médicos nunca se habían preocupado por su hermana, Winnie, que pesaba tres veces más que Poppy. Pero, con casi 2 kilogramos, nació con pulmones subdesarrollados y fue llevada a la unidad de cuidados intensivos.

 

La madre, Leah McBride, dice que los médicos le dijeron que Poppy salvó la vida de su hermana y que si hubieran esperado más para el alumbramiento de las mellizas, Winnie no lo habría logrado.

 

La bebé tuvo que someterse a una cirugía a los 14 días de edad para aliviar la acumulación de líquido en su cerebro, pero desde entonces se ha recuperado por completo.

 

"Nuestros médicos nos dijeron: 'Creo que tu pequeña gemela salvó la vida de su hermana'", dijo la ama de casa de Lake Jackson, Texas. “El ritmo cardíaco de Poppy vacilaba sobremanera, por lo que tuvieron que dar a luz, pero cuando nació, estaba completamente bien”.

Comentarios