miércoles. 28.02.2024

El 78,6 por ciento de la población española afirma haber acudido a un centro de Atención Primaria en el último año, y, de ellos, el 69,8 por ciento afirma que ha tenido que esperar más de un día desde que pidió la cita hasta que fue atendido en consulta porque "no había cita antes", concretamente la media de demora fue de 9,12 días para ser vistos en consulta, cifra superior a los 8,8 días de 2022, según se desprende del Barómetro Sanitario de 2023 del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado este miércoles.

Con respecto a la problemática de las listas de espera, el 43,5 por ciento de los ciudadanos piensa que sigue igual el problema de las listas de espera hospitalarias; el 33,9 por ciento piensa que ha empeorado en los últimos 12 meses; y solo el 11,3 por ciento piensa que ha mejorado.

Así, los datos reflejan que el 38,2 por ciento de las personas remitidas desde Atención Primaria han esperado más de tres meses hasta ser atendidos por el especialista, sin cambios relevantes respecto a 2022.

No obstante, el 81,4 por ciento de las personas que han utilizado los servicios de Atención Primaria manifiestan estar satisfechas con la atención recibida, aumentando ligeramente respecto a 2022 (79,7%).

En lo que respecta al tipo de atención recibida en la Atención Primaria, el 78,6 por ciento ha recibido atención presencial, frente al 66,9 por ciento de 2022, incremento relacionado con el descenso de las consultas telefónicas (del 31,3% al 19,9%). Solo un 21,1 por ciento de los pacientes fueron atendidos en el día o al día siguiente.

Por otro lado, el 47,8 por ciento de las personas entrevistadas refiere haber consultado un especialista del segundo nivel asistencial de la sanidad pública en los últimos 12 meses y el 82,8 por ciento valora positivamente la atención recibida. Un 42,3 por ciento acudió a estas consultas por indicación del médico de Atención Primaria y el 55,4 por ciento por citación del propio médico especialista tras una consulta anterior.

En líneas generales, la satisfacción con el funcionamiento del sistema sanitario público se mantiene con un 6,27 en 2023, valoración que parece estabilizarse tras su descenso en 2022 (6,26) respecto a la situación prepandémica en 2019 (6,74).

Las urgencias 112 y 061 son el servicio más valorado con una puntuación de 7,42 y los ingresos en hospitales públicos con un 7,23. Las consultas en Atención Primaria tienen una valoración de 6,37 y las consultas de atención especializada un 6,04, siendo esta la peor valorada. Asimismo, las urgencias hospitalarias tienen una puntuación de 6,23 y las urgencias en los centros de Atención Primaria un 6,35.

En general, el 56,7 por ciento de la población opina que el sistema sanitario español funciona bastante bien o que funciona bien, aunque son necesarios algunos cambios. Tras el marcado descenso de esta percepción entre 2019 (71,4%) y 2022 (57,1%), se observa ahora cierta estabilización en este indicador.