viernes. 21.06.2024

La Junta de Andalucía ha activado el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Temperaturas Excesivas sobre la Salud 2024, que se mantendrá hasta el 30 de septiembre, en el que participan las Consejerías de Salud y ConsumoInclusión Social, Juventud, Familias e IgualdadPresidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa y de Desarrollo Educativo y Formación Profesional.  Dicho plan, que se inició el 16 de mayo, trata de reducir el impacto sobre la salud asociado al incremento de la temperatura estival y a posibles olas de calor, con especial atención a los colectivos más vulnerables.

Las poblaciones dianas son las personas mayores de 65 años; los enfermos crónicos; las personas que toman un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor como psicótropos, antidepresivos, hipotensores, anticolinérgicos y diuréticos, así como los niños menores de cuatro años, los lactantes y el personal incluido en el Proceso Asistencial Integrado del trastorno mental grave. Del mismo modo, se considera que debe prestarse especial atención a los ámbitos domiciliarios de personas mayores, a residencias de personas mayores y a las áreas con alta marginalidad. Para ello se cuenta con los distintos programas puestos en marcha en estos ámbitos por los organismos competentes que participan en el Plan.

Entre los objetivos del plan se encuentran evitar los golpes de calor o la insolación y el agravamiento de las patologías de las personas en una situación de salud delicada. Para ello, se adoptarán las medidas necesarias por parte de las distintas instituciones de la Administración central, de la Junta de Andalucía y de la Administración local implicadas; se establecerá un sistema de coordinación e intercambio de la información entre las instituciones y se centrarán los esfuerzos preventivos en las poblaciones en riesgo de morbilidad y mortalidad por causa de temperaturas elevadas, identificándolas y estableciendo un seguimiento personalizado con los recursos ya existentes.

A través de este plan, Atención Primaria ofrece información a la población general, identifica a los pacientes de riesgo para su inclusión en el plan de seguimiento telefónico de Salud Responde y teleasistencia de la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, se intensifican las visitas domiciliarias de las enfermeras de enlace y de familia y, en función del nivel, se reforzarán los servicios sanitarios, tanto hospitalarios como de Atención Primaria, tal como se recoge en el Plan de Alta Frecuentación del Servicio Andaluz de Salud.

La eficacia del Plan está basada en la previsión de temperaturas máximas facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), para el día en curso y para los dos días siguientes desagregados por provincia. Esto permite dar información rápida y previa a la población sobre los efectos del calor excesivo y las medidas de prevención, así como para activar las acciones que las diferentes administraciones tienen que poner en marcha para proteger a los grupos de población en riesgo.

Los niveles de alerta en cada provincia serán: 'Nivel 0' o de ausencia de riesgo, representado con el color verde; 'Nivel 1' o de bajo riesgo, representado con el color amarillo; 'Nivel 2' o de riesgo medio, representado con el color naranja; y 'Nivel 3' o de alto riesgo, representado con el color rojo.

Recomendaciones generales frente a la llegada de altas temperaturas

Los ciudadanos pueden obtener información y consejos para prevenir los efectos del alza del termómetro a través de diversas vías, como la aplicación de Salud Responde o el servicio 'Ventana Abierta a la Familia', que funciona mediante el envío de mensajes vía SMS y correo electrónico (también por Salud Responde). Además, Salud y Consumo ha activado una vez más en la web de la Consejería la sección 'Verano 2024 Cuida tu salud', en la que la ciudadanía podrá encontrar recomendaciones en relación con las altas temperaturas.

Entre las principales recomendaciones para afrontar las altas temperaturas figuran evitar en la medida de lo posible la exposición directa al sol en las horas centrales del día; y si hay que salir, hacerlo con la máxima protección; usar ropa ligera, colores claros, sombrero, gafas de sol, crema solar; mantener un buen nivel de hidratación; tomar frutas y verduras, etc.

A las personas cuyo trabajo implica exposición al sol se recomienda moderar el esfuerzo físico en horas de más calor, y se aconseja evitar la exposición directa al sol de bebés o menores de 6 meses.

Se activa el Plan Andaluz de Prevención de los Efectos de las Altas Temperaturas