domingo. 19.05.2024

Un estudio realizado en Reino Unido ha encontrado bacterias y hongos patógenos, incluidas "superbacterias" resistentes a múltiples medicamentos, en pisos, techos, manijas de puertas y otras superficies de los baños de hospitales en el Reino Unido, siendo los baños de pacientes y de hombres los más afectados.

Los baños de mujeres contenían menos microbios que los de hombres, y los baños del personal femenino estaban particularmente limpios, mientras que los baños unisex y para discapacitados (también unisex) eran los más contaminados. En los baños de los pacientes se concentraban bacterias resistentes a múltiples fármacos.

La microbióloga consultora del NHS Lanarkshire en Reino Unido y profesora, Stephanie Dancer, se preguntó si los inodoros sin tapa propagan microbios a otras superficies del baño cuando se descargan, y si algunos inodoros están más contaminados que otros.

Para sorpresa de los investigadores, era tan probable encontrar patógenos gramnegativos como 'E. coli', 'Stenotrophomonas maltophilia' y 'Klebsiella pneumoniae' en las rejillas de ventilación, los techos y la parte superior de las puertas como en el suelo.

"Creemos que la única explicación lógica para esto es que la descarga del inodoro aerosoliza todo lo que hay en la taza del inodoro, después de lo cual pequeñas partículas de agua que transportan estos organismos vuelan hasta el techo y contaminan los lugares altos", dice la profesora Dancer.

Los baños femeninos tenían menos microbios que los baños masculinos (por ejemplo, las muestras de las manijas dentro de las puertas de los baños del personal masculino tenían aproximadamente ocho veces más microbios que las de las mismas manijas en los baños del personal femenino) y los baños del personal femenino tenían la menor cantidad de microbios de todos tipos de sanitarios.

Esto podría deberse a que las mujeres se lavan las manos con más frecuencia, afirma la profesora Dancer. Los baños de género neutro (unisex y para discapacitados) tuvieron la carga microbiana más alta en general. Esto puede reflejar un uso general más intenso, así como diferentes actitudes hacia la limpieza entre hombres y mujeres, dice la profesora Dancer.

"Nuestros resultados parecen confirmar lo que generalmente se piensa en la sociedad: las mujeres limpian porque su percepción de suciedad y asco incita a la acción, mientras que los hombres no notan un ambiente sucio o no les importa. De ello se deduce que es más probable que las mujeres dejen el baño 'limpio', mientras que los hombres suponen que alguien limpiará después de ellos", advierte.

Por ello, la investigadora aconseja cerrar la tapa del inodoro antes de tirar la cadena en casa. "Baje la tapa antes de tirar la cadena y luego lávese bien las manos y séquelas con una toalla limpia", declara.

Para el estudio, la profesora Stéphane Dancer y sus colegas recogieron muestras de los baños de tres hospitales generales del NHS Lanarkshire. Se limpiaron diez superficies diferentes en seis tipos de inodoros más de cuatro horas después de la limpieza en cuatro días diferentes con una semana de diferencia en cada hospital.

Las superficies fueron: superficies que se tocan con las manos (cisterna del inodoro; pasamanos; grifo; manija de la puerta); superficies del piso; y sitios altos (parte superior de puertas, estantes, salidas de aire).

Los seis tipos de baños fueron: personal masculino, personal femenino, paciente masculino, paciente femenina, discapacitados y unisex.

Se recogieron 480 muestras de cada hospital y se calculó la biocarga aeróbica (cantidad de bacterias y hongos) para cada tipo de superficie. Se aislaron e identificaron la flora de fondo y los patógenos sanitarios y se realizaron pruebas de susceptibilidad a los antimicrobianos.

Una proporción sustancial de patógenos aislados eran resistentes a múltiples fármacos y estos organismos se concentraban en los baños de pacientes masculinos y femeninos. "Todos los tipos de baños en los tres hospitales reciben la misma limpieza (tipo y frecuencia) todos los días, pero, según nuestros hallazgos, creemos que los baños de los pacientes deberían limpiarse con más frecuencia", señala la experta.

En general, los pisos y las superficies altas produjeron niveles más altos de bacterias aeróbicas y hongos que los sitios donde se toca con las manos. Es probable que las zonas de contacto con las manos se limpien más a fondo que otras superficies, afirma la profesora Dancer.

"A diferencia de los lugares donde se tocan las manos, los suelos son un importante depósito de suciedad. Todo lo que está en el aire termina en el suelo, junto con lo que queda en el calzado de las personas o lo que se desprende de la piel y la ropa cuando van al baño", detalla.

"Deben conservarse los baños diferenciados por sexos y para discapacitados; con instalaciones adicionales etiquetadas como unisex y disponibles para cualquier persona. Pero según los hallazgos de este estudio, no creo que debamos abandonar los baños diferenciados por sexos en favor de los baños unisex, ya que estos baños tenían la carga microbiana más alta en general", concluye.

Bajar la tapa del inodoro es clave, según un nuevo estudio