miércoles. 28.02.2024

Una investigación liderada por miembros de la Universidad de Granada ha observado la relación entre las dietas ricas en grasas saturadas y colesterol en algunos aspectos de las enfermedades periodontales, en un modelo de enfermedad periodontal inducida por lipopolisacáridos (LPS) en conejos.

Esta investigación internacional, en la que participan investigadores de la Universidad Europea del Atlántico, como Mario Cordero y Maurizio Battino, también contó con la colaboración de investigadores de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido, la Universidad Politécnica de Marche en Italia, la Universidad de Jiangsu y la Universidad Northwestern, ambas en China.

El estudio, publicado en la revista 'Nutrients', muestra que una dieta rica en grasas saturadas y colesterol podría agravar la pérdida de hueso alveolar provocada por la enfermedad periodontal. 

La periodontitis, una afección grave que afecta las encías y el soporte de los dientes, se ha relacionado con otras enfermedades sistémicas como el síndrome metabólico, la aterosclerosis y la enfermedad hepática por acumulación de grasa. Si bien la relación es compleja, estos resultados sugieren que la dieta puede desempeñar un papel clave en la salud dental a largo plazo.

Uno de los hallazgos más sorprendentes de este estudio fue el impacto de una dieta rica en grasas saturadas y colesterol sobre la pérdida de hueso alveolar en modelos animales. 

Los investigadores utilizaron conejos en su experimento y descubrieron que aquellos que consumían una dieta rica en grasas saturadas y colesterol experimentaban una pérdida ósea más pronunciada cuando se exponían a lipopolisacáridos bacterianos asociados con la enfermedad periodontal. A su vez, estos conejos también mostraron un aumento de la inflamación acinar en el hígado y niveles elevados de triglicéridos y fosfolípidos en sangre.

Si bien se necesita más investigación para comprender completamente cómo la dieta afecta la enfermedad periodontal en humanos, ser consciente de la ingesta de grasas saturadas y colesterol podría ser beneficioso para la salud de las encías a largo plazo. Tomar decisiones dietéticas inteligentes, incluida una dieta equilibrada centrada en frutas, verduras y fuentes saludables de proteínas, puede tener un impacto positivo en la prevención y el tratamiento de la enfermedad periodontal.

Además de reducir la ingesta de grasas saturadas y colesterol, se recomienda mejorar otras pautas dietéticas, como limitar el consumo de azúcares, aumentar el consumo de frutas y verduras y mantener una hidratación adecuada. El cepillado adecuado de los dientes, el uso de hilo dental y las visitas periódicas al dentista también son prácticas clave para mantener una boca sana. Esta información puede ser especialmente relevante para quienes ya tienen factores de riesgo como diabetes, enfermedades cardiovasculares o consumo de tabaco, ya que comprender y controlar su dieta podría ayudar a prevenir posibles complicaciones periodontales.