domingo. 19.05.2024

Demuestran que los disléxicos tienen una conectividad atípica en el cerebro

 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Málaga (UMA), en colaboración con la Northumbria University de Reino Unido, ha confirmado en un trabajo financiado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación que el cerebro de las personas disléxicas procesa de forma diferente el lenguaje debido a una conectividad atípica. Los resultados de este proyecto permiten entender mejor los procesos que se producen y diagnosticar de forma más temprana este trastorno en edades en las que todavía no se ha desarrollado completamente el habla. Con estos avances se favorece la aplicación de medidas educativas encaminadas a favorecer un correcto desarrollo del aprendizaje.

 

 

 Equipo de investigadores de la UMA que ha realizado el estudio que confirma que el cerebro de las personas disléxicas procesa de forma diferente el lenguaje debido a una conectividad atípica.
Equipo de investigadores de la UMA que ha realizado el estudio que confirma que el cerebro de las personas disléxicas procesa de forma diferente el lenguaje debido a una conectividad atípica.

La dislexia es un trastorno que afecta a la capacidad de leer y escribir con fluidez. Suele diagnosticarse a partir de que el niño comienza a dominar el lenguaje y se observa dificultad al reconocer palabras o comprender significados de lo que leen. Existen numerosas estrategias educativas para apoyar una adecuada evolución en el progreso formativo. Sin embargo, la detección precoz puede minorar estas necesidades específicas del aprendizaje si se aplican antes de que el niño consolide su conocimiento del lenguaje, cuando aún desarrolla la oralidad.

Este proyecto, publicado en la revista 'International Journal of Neural Systems', ha diseñado un método para calcular la conectividad en el cerebro, basado en el análisis de causalidad de Granger, que examina las relaciones entre las señales en diferentes regiones y ayuda a identificar cómo interaccionan entre sí. El análisis de causalidad de Granger establece si un evento B es consecuencia de otro A o, lo que es lo mismo, si A es, o no, la causa de B. Una zona recibe un estímulo y ofrece una respuesta que, a su vez, puede influir en otra. Sin embargo, el de una persona disléxica presenta diferencias, de forma que la conectividad entre distintas áreas es mayor. Así, hay zonas que presentan influencia en otras, pero algunas de ellas no deberían intervenir. Cuando se produce un exceso en esas relaciones causa-efecto se produce un mal procesamiento del estímulo y, por tanto, la dificultad en la gestión del mensaje.

Los ensayos consistieron en el estudio de las señales de electroencefalografía (EEG) relativas tanto a niños normotípicos como con dislexia. Se les sometió a un ruido blanco que ejerce el mismo efecto en el cerebro que la frecuencia silábica y prosódica, es decir, de entonación. El hecho de utilizar un sonido neutro evita fallos en la comprensión de significados y la aportación de emociones ante conceptos concretos.

Mayor actividad causa-efecto

Los sonidos se procesan en el cerebro como ondas eléctricas que estimulan distintas zonas y las van conectando. Los expertos confirmaron que mientras en el grupo de control las áreas cerebrales que se excitaban estaban bien definidas y seguían un patrón concreto, en las personas con dislexia tenían mayor actividad causa-efecto. Las conclusiones apuntan que las diferencias se encuentran, sobre todo, con las bandas de frecuencia Theta y Gamma, relacionadas con dificultades en el procesamiento del lenguaje, la atención, la percepción y la comprensión de la escritura.

Los expertos han realizado un mapa completo de las relaciones causa-efecto que se producen en el cerebro de una persona con dislexia, lo que permite determinar las anomalías existentes antes de que el niño se enfrente al desarrollo del lenguaje. Aún así, los investigadores continúan sus trabajos para mejorar la técnica y plantean este mismo estudio con otras técnicas de procesamiento de la señal para afinar sus conclusiones y obtener una imagen más precisa sobre cómo funciona el cerebro en este marco.

Los trabajos se han financiado con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del proyecto 'Detección precoz de la Dislexia Evolutiva: un estudio de la conectividad espectral de señales de EEG guiado por la teoría alofónica', de la Consejería de Universidad.

Demuestran que los disléxicos tienen una conectividad atípica en el cerebro