miércoles. 29.05.2024

¿Te sientes triste y te mueves menos? ¿O moverse más y sentirse mejor? El deporte es clave para la salud mental pero, a su vez, en procesos de depresión las personas tienden a moverse menos, al contrario de lo que comúnmente se cree ya que, según apunta una nueva investigación de la Universidad de Toronto (Canadá), los adultos que reportan más síntomas de depresión en la última semana tienen menos probabilidades de reportar actividad física en el mismo período, y esta relación generalmente va en ambos sentidos ya que ser más activo también está relacionado con una mejor salud mental.

El estudio, publicado en la revista 'Mental Health and Physical Activity', contribuye a comprender mejor cómo los síntomas de depresión y la actividad física están conectados y se afectan mutuamente durante la edad adulta.

"Fue sorprendente descubrir que los síntomas de depresión presentes pueden afectar negativamente sus niveles de actividad física entre dos y cinco años después, mientras que estar inactivo hoy no está relacionado con sus síntomas de depresión futuros", dice el autor Soli Dubash, candidato a doctorado en la Universidad de Toronto. "Los síntomas de depresión actuales pueden tener efectos duraderos, pero pueden ser menos sustanciales que los efectos de la actividad física actual", añade.

Muchos estudios demuestran que ir al gimnasio, bailar, hacer jardinería o caminar con regularidad puede mejorar la salud física y mental, con efectos similares a los de los medicamentos antidepresivos. El nuevo estudio respalda aún más esta conclusión y muestra que la actividad física semanal está relacionada con los síntomas de depresión semanales y que moverse más puede mejorar el estado de ánimo.

"Comprender mejor la relación recíproca entre la salud mental y la actividad física puede ayudar a las personas a tomar decisiones basadas en evidencia sobre su salud y la salud de sus seres queridos y miembros de la comunidad", dice Dubash. "Es importante permitir que las personas tomen sus propias decisiones sobre las causas y consecuencias de la actividad física y los síntomas de depresión, y comprender el impacto que moverse más (o menos) puede tener en el estado de ánimo y la salud en general", añade.

Siguiendo una muestra representativa a nivel nacional de 3.499 adultos estadounidenses desde 1986 hasta 2011, el estudio evaluó los efectos duraderos de las diferencias iniciales en los niveles de actividad física y los síntomas de depresión; cómo la actividad física pasada predice la actividad física futura; cómo los síntomas de depresión pasados predicen los síntomas de depresión futuros; y la estabilidad de esta relación durante la edad adulta.

Este estudio utilizó una nueva técnica de inferencia causal para ayudar a garantizar que estas estimaciones representen las experiencias de las personas en el mundo. El método se ajustó a las características estables de los individuos, incluidas variables omitidas como la biología individual, los contextos familiares y comunitarios y la historia de vida.

Si bien la idea de que los síntomas de depresión y la actividad física están relacionados durante la edad adulta no es nueva, una nueva técnica para examinar las relaciones recíprocas a lo largo del tiempo permite tener en cuenta varios argumentos alternativos. "Uno podría preguntarse inmediatamente cómo influyen los factores personales en esta relación recíproca: ¿no importarían la genética o la historia temprana de la vida? "Y eso es lo que este método nos permite ajustar, en comparación con técnicas anteriores que supondrían cierta evidencia relevante para esas preguntas importantes", dice Dubash.

En general, la actividad física y la salud mental se afectan mutuamente. Semana tras semana, moverse más puede mejorar su estado de ánimo. Esta investigación muestra que los síntomas anteriores de depresión pueden persistir, pero sus efectos a largo plazo podrían ser menos impactantes que la actividad física actual. También muestra que, con el tiempo, los síntomas de depresión no tratados pueden tener consecuencias negativas para los niveles de actividad física que luego pueden causar problemas de salud adicionales.

"Lo que realmente importa es que las personas tomen decisiones informadas sobre cómo tratar sus síntomas de salud mental, particularmente sabiendo que la actividad física sigue siendo una de las mejores maneras de mejorar la salud de las personas y sus comunidades; sin embargo, es necesario que más personas lo hagan. comprender cómo los síntomas de depresión pueden influir en este proceso", dice Dubash.

El deporte es clave para la salud mental: Las personas tristes se mueven menos