viernes 3/12/21

Janssen pierde efectividad y necesitará una dosis de refuerzo de Pfizer o Moderna

La baja efectividad de la vacuna monodosis a la larga ha llevado a los gobiernos a revacunar a muchas personas con Pfizer o Moderna para mantener la inmunización contra el Covid

<p> Vacuna de Janssen </p>
<p> Vacuna de Janssen </p>

Janssen llegó con su vacuna para ser una solución rápida y de monodosis contra el Covid. Una vacuna perfecta para aquellos que tuviesen que hacer viajes, facilitando el proceso al no necesitar de una segunda dosis para llevar a la inmunización contra el virus. Así fue como llegó Janssen a nuestro país, protagonizando polémicas como la vacunación de la selección española para la Eurocopa, con un halo de esperanza. Esas esperanzas meses atrás se han disipado y dejado a la luz la realidad.

La vacuna de Janssen con el paso de los meses ha perdido un alto porcentaje de efectividad en las personas inoculadas, las pruebas hablan de que la esperanzadora vacuna monodosis es la menos efectiva de todas, haciendo que cerca de 2 millones de personas que fueron vacunadas con dicho compuesto tengan que recibir una segunda dosis de refuerzo, pero no de Janssen, sino de Pfizer o Moderna.

Así lo vivió Daniel Silva, periodista canadiense de 50 años afincado en Madrid, el cual fue vacunado con Janssen en junio de este mes: "Estaba muy contento porque pensé que con una sola dosis podría empezar a viajar en breve y porque era una vacuna más tradicional, me sentí más a gusto". Muchos como Daniel no se fiaban de una doble vacuna y preferían algo más tradicional de una sola dosis con lo que parecía la misma efectividad. 

La vacuna Janssen fue la cuarte y de momento última vacuna autorizada por la Unión Europea y el gobierno, desde entonces 1,9 millones de personas desde abril en nuestro país, siendo las primeras personas los ancianos de 70 a 79 años por las fechas de Semana Santa. 

En Estados Unidos comenzó a dar problemas. Desde allí se reportaron algunos incidentes donde los pacientes sufrían trombosis y un descenso en el nivel de plaquetas asociados a dicha vacuna de Janssen, paralizando temporalmente su inoculación. Poco después se continuó con la vacunación de esta a personas de entre 40 y 59 años, entre ellos muchas personas sin hogar, a las cuales ahora tendrá que buscar para realizar la inyección de una dosis de refuerzo.

La vacuna internacionalmente aceptada ha perdido una gran efectividad y serán millones de personas en el mundo las que tendrán que ser revacunadas con una dosis de apoyo de otra compañía, dejando una vez más en claro, que a veces lo más rápido y sencillo no es lo correcto.