domingo. 19.05.2024

Durante el final de 2022 y principios de 2023, Europa, incluyendo España, enfrentó un brote significativo de infecciones graves e invasivas por Streptococcus pyogenes, un patógeno bacteriano común en la población pediátrica, acompañado de un aumento de infecciones leves como faringoamigdalitis y escarlatina. Varios equipos del CIBER, de las área de Enfermedades Infecciosas (CIBERINFEC) y Respiratorias (CIBERES), coordinados desde los Servicios de Pediatría de los Hospitales Universitarios La Paz y Gregorio Marañón y desde el Centro Nacional de Microbiología (CNM) del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), estudiaron las infecciones invasivas por S. pyogenes en población infantil de todo el territorio nacional para determinar si el brote estaba relacionado con la circulación de nuevas cepas más virulentas, una inmunidad reducida después de la pandemia, o la susceptibilidad genética de ciertos individuos. Los resultados del trabajo se han publicado en mSphere.

“La recolección prospectiva de cepas asociadas a infecciones graves en niños reveló que la neumonía fue el cuadro clínico más frecuente y grave (44,1%), seguido de abscesos de partes blandas (24,7%) e infecciones osteoarticulares (11,8%). Casi la mitad de los niños afectados requirieron ingreso en unidades de cuidados intensivos (UCIP)” expone Cristina Calvo, jefa de grupo del CIBERINFEC, especialista del Servicio de Pediatría y Enfermedades Infecciosas en el Hospital La Paz de Madrid y una de las coordinadoras del estudio.  

Aunque serán necesarios más estudios para determinar con precisión las causas del aumento de las infecciones, los equipos del CIBER sugieren que el aumento de las infecciones invasivas por S. pyogenes puede deberse en gran parte a una situación de deuda inmunitaria de los pacientes, especialmente después de la pandemia. 

 “El aumento de las infecciones podría estar relacionado con una combinación de factores, que podrían incluir cambios en la epidemiología de la enfermedad, como la evolución de las cepas bacterianas y su resistencia a los tratamientos antimicrobianos, así como factores ambientales y de comportamiento que podrían facilitar la transmisión de la bacteria” explica Eva Ramírez de Arellano, investigadora del CIBERINFEC en el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III. 

El estudio reveló que, a pesar de la presencia predominante de cepas de los tipos emm1 y emm12, se detectó una importante dispersión geográfica de la cepa hipervirulenta M1UK, previamente descrita en el Reino Unido, entre las cepas emm1 en España. Sin embargo, no se asoció a una mayor gravedad. Además, se observó una diferencia poblacional entre las cepas de infecciones leves y las invasivas, destacando la presencia del tipo emm89 entre los casos leves.

“Nuestros hallazgos sugieren un aumento general en este patógeno que destaca la necesidad de vigilancia”, indica Jesús Oteo, director científico del CIBERINFEC e investigador del CNM-ISCIII. “No obstante, están en curso estudios adicionales sobre la respuesta inmune para arrojar más luz sobre este tema, con la colaboración del grupo de CIBERINFEC dirigido por Rafael Cantón del Hospital Universitario Ramón y Cajal” añade el director.

El proyecto ha tenido también la colaboración de la red pediátrica PedGas Net, coordinada por Cristina Calvo y Jesús Saavedra, CIBERINFEC- Hospital Universitario Gregorio Marañón, y que cuenta con la participación de 51 hospitales en todo el país; así como con la del Programa de Vigilancia de la infección invasiva por S. pyogenes del CNM, cuya responsable es Pilar Villalón.

La neumonía fue el cuadro clínico más frecuente y grave en niños