martes. 06.12.2022

El body positive es una corriente o movimiento que nace de la necesidad de hacer ver al mundo que todos los cuerpos son válidos. Hay una tendencia a asociar esta corriente únicamente al peso o forma física de la persona, pero el body positive va más allá de eso. Trata de visibilizar la diversidad y normalizar que no todos somos iguales y tenemos rasgos como pegas, celulitis, estrías, acné o marcas de este, alopecia, vello… que son totalmente normales y nadie debería ser rechazado en la sociedad por ello.

A pesar de ser un concepto bastante amplio está muy enfocado en los distintos tipos de cuerpos, intentando hacer que, raíz de este movimiento, las personas se sientan empoderadas y cómodas respecto a su cuerpo. El movimiento body postitive hace especial hincapié en el sobrepeso, ya que para la sociedad no ve con los mismos ojos tener unos kilos de más que tener unos kilos de menos, por eso “no es lo mismo tener una XS que una XL”. El body positive nace en contraposición del body shaming, es decir, ridiculizar a las personas por tener cuerpos o rasgos no normativos.

Las mujeres con sobre peso son las principales afectadas ya que el mundo tiene un concepto del cuerpo femenino bastante equivocado y los cánones de belleza son cada vez más surrealistas e inalcanzables, fomentando los TCA. Y es que la sociedad de hoy día invita a que las mujeres nos empeñamos en ocupar poco espacio en el mundo, en todos los ámbitos posibles, y hacernos pensar que el cuerpo ideal se basa en unas medidas concretas. Pero, como canta Camilo, “eres perfecta sin el 90-60-90”.

Consejos para fomentar el ‘body positive’

  • No hagas comentarios acerca de la pérdida o ganancia de peso de ningún amigo o familiar. Es su cuerpo y ya lo sabe. Puedes crear una situación muy incómoda y fomentar el malestar de esa persona.
  • Haz cumplidos a tus personas cercanas. A todo el mundo le gusta escuchar que te encantan sus pecas o que esa mecha blanca que tiene en el pelo mola mucho. Subir la autoestima cuesta muy poco y ayuda mucho.
  • No desvalorices las inseguridades de otros. Cada persona, según su contexto vital y su historia, libra una batalla que no conocemos. No subestimes las inseguridades de los que te rodean.
  • Créetelo. El truco está en creérselo. Esa actitud hará que te sientas empoderada y que nada te pare. Verás la vida de otra manera.
  • Acéptate y quiérete. No necesitas cambiar para gustarle a otros, a la única persona que le tienes que gustar es a ti mismo, ya que vas a ser la persona con la que pases el resto de tu vida. Lo principal es estar feliz y cómodo con uno mismo. ¡No dejes nunca de practicar el amor propio!

Comentarios