sábado. 25.06.2022

Si antes de la pandemia ya comenzábamos a ver destellos tanto en la moda, como en la música y la belleza de la década de los 2000. Hoy en día no paramos de ver referencias culturales de aquella época que han llegado para quedarse. Por eso os traemos una de las canciones más exitosas de los 2000. 

Y es que en aquella época en España no paraba de sonar uno de los ritmos más pegadizos de la industria musical, el Aserejé de Las Ketchup.

Las hermanas Lola, Pilar y Lucía Muñoz, hijas del guitarrista cordobés Juan Muñoz “El Tomate” no esperaban que su canción, con un estribillo impronunciable se convirtiera en un fenómeno social a nivel internacional.

Un éxito que cumple 20 años y hoy te traemos algunas anécdotas y leyendas urbanas del grupo. Creado por el compositor Queco vendió más de ocho millones de copias en sus primeras semanas y cuenta con más de 130 millones de reproducciones en la plataforma Youtube.

Pero no es oro todo lo que reluce y el trío desapareció poco tiempo después por varios problemas con la discográfica. Las artistas ganaron una pequeña fortuna comparado con el creador que se embolsó nada más y nada menos que 1,20 euros por cada venta.

Con influencias del tema “You’re the one that I want” de la película Grease de 1978 y la primera frase de la canción que se sacó del programa radiofónico de José María García se convirtió en un éxito sin precedentes del que todo el mundo quería sacar partido.

El “Aserejé, ja deje "Aserjé, ja deje tejebe tude jebere. Sebiunouba majabi an de bugui an de buididipí...”, cambió sus vidas de un momento a otro, aunque en 2006 quedaron las terceras por la cola en el Festival de Eurovisión. Esto se convirtió en un punto de inflexión para el trío y decidieron volver a la normalidad después de sacar su último disco, "Un Blodymary".

Decidieron comenzar a estudiar y así lo hicieron. Pilar que tiene 43 años actualmente, decidió ser actriz y tomar clases de arte dramático aunque acabó montando una peluquería se casó y tuvo dos hijos. Lola, de 42 años se licenció en Ciencias del Trabajo y posteriormente Flamencología ya que una de sus metas es publicar una biografía sobre su padre. Mientras que Lucía, de 39 años siguió con la música y tuvo dos hijos.

Ciertas leyendas urbanas apuntaban que el estribillo tenía influencias demoniacas e iniciaciones a ritos satánicos pero muchos de ellos pensaban que el problema de fondo era la adicción a las drogas de Diego, el protagonista. Como bien dice la canción: "A la vuelta de la esquina viene Diego rumbeando".

Pero estos rumores se fueron acallando con el pegadizo ritmo que puso a bailar a todo el planeta en el verano de 2002, llegando a lugares que las hermanas jamás hubiesen imaginado como Sudáfrica y Tailandia y de los que guardan un gran recuerdo.