miércoles. 10.08.2022

El Centro Botín acoge la primera exposición retrospectiva de la obra de Juan Muñoz

  • Coincidiendo con su quinto aniversario, el Centro Botín inaugura “Juan Muñoz: Dibujos 1982- 2000”, la primera retrospectiva de la obra dibujística del escultor español, que podrá visitarse del 25 de junio al 16 de octubre de 2022.
  • Comisariada por Dieter Schwarz, autor y experto en arte moderno y contemporáneo, esta exposición pone en valor la trayectoria del artista como dibujante y refleja los registros explorados en su práctica a lo largo de dos décadas.
  • La retrospectiva reúne más de doscientas obras, prestadas para la ocasión por instituciones y coleccionistas particulares europeos y estadounidenses, y por el Juan Muñoz Estate. La muestra va acompañada de un catálogo coeditado con La Fábrica.

<p> Juan Muñoz en el Centro Botin </p>
<p> Juan Muñoz en el Centro Botin </p>

Mañana sábado 25 de junio, coincidiendo con el quinto aniversario del Centro Botín y como broche de oro a una semana de celebraciones, abre sus puertas al público “Juan Muñoz: Dibujos 1982 – 2000”, la primera retrospectiva de la obra dibujística del escultor español. Comisariada por Dieter Schwarz, autor y experto en arte moderno y contemporáneo, la muestra pone en valor la trayectoria como dibujante de Juan Muñoz y reúne un número de obras nunca antes visto, ofreciendo así al visitante una visión privilegiada de sus dibujos a través de más de doscientas obras, prestadas para la ocasión por instituciones y coleccionistas particulares europeos y estadounidenses, y por el Juan Muñoz Estate, que tiene una gran implicación en el proyecto.

RECORRIDO EXPOSITIVO

Producida por el Centro Botín en colaboración con el Juan Muñoz Estate, esta novedosa muestra pone en valor la trayectoria del artista como dibujante y refleja los registros explorados en su práctica a lo largo de dos décadas. La muestra cuenta con doce secciones, organizadas en su gran mayoría de manera cronológica y centrándose cada una de ellas en un tema específico de su obra. Se mantiene la esencia de exposiciones anteriores, reuniendo por primera vez todas las obras en un único contexto y agrupándose trabajos de periodos concretos de su trayectoria. Cierra el recorrido una conmovedora sección que incluye un conjunto de dibujos titulados “Una breve descripción de mi muerte” (1999), con obras creadas por Muñoz tan sólo dos años antes de su repentino e inesperado fallecimiento.

Según su comisario, Dieter Schwarz, “Esta exposición permite al espectador experimentar de una manera diferente la increíble obra de uno de los artistas europeos más relevantes del siglo XX. Profundamente enigmáticos y personales, los dibujos de Juan Muñoz relatan historias nunca antes contadas, y lo hacen mediante un formato figurativo, lo que en su tiempo supuso una rebelión contra la hegemonía del lenguaje abstracto. Espero, sinceramente, que los visitantes salgan de la sala habiendo vivido la profunda experiencia emocional que evocan estos misteriosos dibujos y conociendo mucho mejor el papel que desempeñan en la obra del gran escultor español”.

Por desgracia, la carrera de Juan Muñoz fue breve. Murió a los 48 años dejándonos, en el contexto del arte europeo de las décadas de los ochenta y noventa, un excepcional corpus de obra en dibujo. El acto de dibujar fue una constante a lo largo de su vida, oscilando entre el dibujo abocetado o como expresión de una idea y el más elaborado o detallado de sus planchas; del dibujo a mano alzada a los que ejecutaba proyectando imágenes sobre un lienzo. El resultado es una copiosa producción, con obras que podían formar parte de piezas escultóricas o concebirse como escenas narrativas, pero también adoptar la forma de creaciones autónomas que permitían al artista idear imágenes de gran carga metafórica.

La trayectoria —resueltamente libre— de Muñoz estuvo marcada por el deseo de plasmar sus ideas de manera multidisciplinar: de la escultura al dibujo, de la escritura a las piezas de sonido o teatrales. Un espíritu que sale de nuevo a nuestro encuentro en su trayectoria como dibujante. Aunque Juan Muñoz realizó la mayor parte de sus dibujos en papel, desde muy pronto aplicó esta disciplina en materiales diversos, creando unos dibujos autónomos y dotados de una increíble cualidad escultórica. Por todo ello, Dieter Schwarz ha decidido poner ese abanico expresivo del artista a dialogar con sus dibujos sobre papel, seleccionando piezas clave de la obra dibujística que Muñoz realizó en una enriquecedora variedad de materiales. Así, en esta exposición en el Centro Botín podremos encontrar “Late Portrait”, una obra de 1985 en la que Muñoz dibujó con carboncillo sobre cemento; la instalación “The Nature of Visual Illusion” (1994-1997), compuesta por tres figuras rodeadas de un gran acrílico sobre lienzo a modo de telón; o las series “Raincoat Drawings” (1988-1995) y “Back Drawings” (1990-1995), ejecutadas con tiza blanca y óleo blanco en barra sobre tela negra, a medio camino entre el dibujo, la pintura y la escultura. Como el propio Juan Muñoz decía, “dibujar es un placer, una tarea solitaria y muy hermosa. Siempre dibujo. Nunca quise dibujar las piezas que estaba realizando porque pensaba que serían como ilustraciones, así que intento hacer dibujos que sean entidades separadas”.

La exposición va acompañada de un catálogo en español e inglés, coeditado con La Fábrica, con reproducciones de las obras presentadas y textos sobre Juan Muñoz y el dibujo como medio artístico, encargados a diversos autores expresamente para la ocasión, entre los que figura un ensayo del comisario ofreciendo una visión general de la obra en dibujo de Muñoz; un texto de James Cahill sobre las ilustraciones del artista para Joseph Conrad; y otro de Manuela Mena Marqués centrado en la relación de Muñoz con el dibujo español de los siglos XVIII y XIX. También se incluyen reseñas de John Berger, James Lingwood, Declan McGonagle, Brenda McParland y Guy Tosatto, director del Musée de Grenoble, quien afirma que el trazo de los dibujos de Juan Muñoz “era siempre extremadamente seguro. Podía ser punzante y asombrosamente delicado al mismo tiempo… es el dibujo de un escultor, con ese poder incomparable y ese sentido inigualable de volumen y espacio”.

Acerca de Juan Muñoz

Juan Muñoz (1953–2001) nació en Madrid. Tras pasar un año estudiando arquitectura en la Universidad Politécnica, en 1970 decidió escapar de la España fascista y establecerse en Londres. En la capital británica cursó estudios en la Central School of Art and Design (1976–1977) y en Croydon College of Design and Technology, donde se formó en la técnica del grabado (1979–1980). Más tarde se matriculó en el Pratt Graphics Center de Nueva York (1981). Importantes colecciones públicas cuentan con obra del artista, como el Art Institute of Chicago (EEUU); Carré d’Art–Musée d’art contemporain de Nîmes (Francia); Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, Washington DC (EEUU); Institute of Contemporary Art, Boston (EEUU); Louisiana Museum of Modern Art en Humlebæk (Dinamarca); MHKA de Amberes (Bélgica); Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid (España); Museu d’Art Contemporani de Barcelona (España); Museum Boijmans Van Beuningen de Rotterdam (Países Bajos); MOCA, Los Ángeles (EEUU); MoMA, Nueva York (EEUU); SFMOMA, San Francisco (EEUU); Stedelijk Museum voor Actuele Kunst de Gante (Bélgica) y Tate, Londres (Reino Unido). Puedes descargar una biografía más completa aquí.

Acerca de Dieter Schwarz

Dieter Schwarz es comisario, autor y especialista en arte moderno y contemporáneo. Nacido en 1953 en Zúrich, donde reside en la actualidad, fue director del Kunstmuseum Winterthur, Suiza (1990–2017). Estudió literatura alemana y francesa, lingüística y literatura comparada en Zúrich, doctorándose en 1981. Ha comisariado numerosas exposiciones y escrito sobre arte, desde los inicios de la modernidad hasta el presente. Es miembro del Menil Drawing Institute Advisory Committee y de los patronatos de la Thomas Schütte Foundation y de la Fondation Mattioli Rossi.