viernes. 21.06.2024

Utilizando microscopía de alta resolución de última generación, los investigadores han podido seguir las etapas de desarrollo de las escamas de mariposa, trazando su formación desde la oruga hasta la mariposa y revelando cómo se vuelven tan vivaces.

Su trabajo revela que la actina, una proteína presente en las escamas de las mariposas, orquesta la intrincada disposición de las coloridas estructuras.

Los científicos de la Universidad de Sheffield y la Central Laser Facility observaron que las escamas de colores tenían haces de actina mucho más densos, lo que creaba crestas más reflectantes que las escamas de colores apagados.


Utilizando potentes microscopios, los investigadores observaron cómo la actina se desplazaba durante el crecimiento de las escamas y la formación del color, demostrando que la actina es crucial para crear los colores de una mariposa y que probablemente es un proceso universal entre todas las mariposas. También observaron que si las estructuras de actina se desmontaban o alteraban demasiado drásticamente, los colores se desvanecían ante la vista.

«La actina es como una modista, que traza y fija la disposición de estas estructuras para dar forma a los vibrantes colores», afirma el Dr. Andrew Parnell, autor principal del estudio. «Una vez que la actina ha terminado su trabajo, sale de la célula como se quitan los alfileres en la costura».

«Las nanoestructuras a escala de mariposa son una poderosa forma de fabricar colores brillantes de larga duración que no se destiñen ni blanquean con los rayos ultravioleta del sol. En los museos de todo el mundo hay pruebas directas de ello", añadió.

La actina provoca la coloración de las alas de mariposa a través de las escamas en H. sara - Universidad de Sheffield
Al investigar los mecanismos que subyacen a la coloración de las alas de las mariposas, los investigadores esperan obtener información sobre ámbitos más amplios de la formación de estructuras celulares, incluidas aplicaciones potenciales en detección y diagnóstico que podrían ser importantes para toda una serie de tecnologías, incluida la medicina.

El estudio también crea oportunidades para el desarrollo de tecnologías innovadoras inspiradas en las propias creaciones de la naturaleza.El Dr. Parnell afirma que replicar estas estructuras de actina ofrece «formas inspiradas en la naturaleza de fabricar colores tan brillantes».

«Esto sería a mayor escala como nuevos tipos de pinturas y recubrimientos sostenibles», dijo.

Las tecnologías basadas en colores estructurales, que imitan las propiedades reflectantes de las escamas de las mariposas, son prometedoras en campos como los sensores y el diagnóstico médico, ya que ofrecen soluciones rápidas y sensibles fuera de los enfoques tradicionales basados en el laboratorio.

El estudio se publicó en Nature Communication

 

Descubren el por qué de los colores vibrantes de las mariposas