domingo 22/5/22

El juicio de Johnny Depp y Amber Heard continua desvelando información de la dura y tóxica relación entre los actores de Hollywood. En este undécimo día de juicio le tocó testificar al equipo de seguridad del actor de películas como Piratas del Caribe. El guardaespaldas del propio Depp, Malcom Connolly, testifico por videoconferencia.

En dichas declaraciones, Connolly contó todo lo que había vivido y presenciado durante el matrimonio de Heard y Depp. El guardaespaldas contó que el actor "no era feliz" en su matrimonio. Además, Connolly declaró que Amber Heard era amable al principio, pero a medida que pasaba el tiempo, su actitud cambió de repente: "Amber empezó a cambiar. Se volvió luchadora, exigente... podía volverse fría en un abrir y cerrar de ojos", explicó.

El guardaespaldas emitió que la actriz "quería llevar los pantalones en la relación", mostrándose "dominante". Mientras tanto, Johnny Depp se mantenía "callado". A pesar de lo que ha denunciado la señorita Heard, Connolly nunca vio lesiones en Amber Heard, pero sí las vio en el guitarrista y actor.

Las lesiones iban desde "rasguños hasta hinchazón", dijo Malcom Connolly. El guardaespaldas reforzó sus testimonios con algunas evidencias fotográficas en las que se veía a Johnny Depp con el rostro, en la propia luna de miel del actor. "La mayoría de estas marcas estaban en el lado izquierdo de su rostro. Tenía el labio hinchado y moretones en su ojo. Ha chocado contra una puerta... o una puerta ha chocado contra él", declaró Connolly, quien gracias a su trabajo sabe identificar cualquier lesión.

El guardaespaldas llegó a presenciar alguna de las tensas discusiones de ambos intérpretes, asegurando llegar a ver una botella caer por el hueco de la escalera del hogar, sacando de escena a Depp. Por último, declaró haber visto al actor consumir drogas, pero no interfirió en su desempeño como actor: "Creo que Jack Sparrow es más borracho que Johnny Depp".