domingo 23/1/22

El Real Madrid se lleva el clásico más emocionante de los últimos años

El Real Madrid venció en la prórroga a un F.C Barcelona que partía como menos favorito, pero que luchó hasta los minutos finales con los regresos de Pedri y Ansu Fati

<p> Fede Valverde celebrando el gol de la Victoria </p>
<p> Fede Valverde celebrando el gol de la Victoria </p>

La supercopa de España es un título que desde su renovación de formato a modo de torneo con semifinal y final se ha revalorizado en cuanto a importancia y espectáculo para los equipos. El Real Madrid se enfrentaba en un emocionante clásico al F.C Barcelona. Un Barcelona de Xavi Hernández que recuperaba a sus hombres más importantes, Pedri y Ansu Fati volvían a las filas blaugranas después de un largo periodo sin competir. A estos se les sumaba la incorporación de Ferrán Torres, el fichaje invernal, demostrando que este Barcelona era muy distinto al que el Real Madrid enfrentó en liga a los mandos de Koeman.

Vinivius y Dembelé los hombres clave

Y Xavi en el campo se intentó encargar de demostrarlo, con la participación de Dembelé por banda izquierda y la presión continua de los delanteros sobre la salida del balón, presión que durante la primera parte no haría mucho efecto, ya que el Real Madrid tocaba muy bien la pelota manejando a su gusto la posesión. Las primeras tres llegadas fueron para el Madrid, que por medio de Vinicius, Benzema y Asensio montaban contragolpes letales con disparos que, no terminaban de ir a puerta, pero que metían el miedo en el cuerpo de Ter Stegen.

El partido se rompería con un fallo garrafal de Busquets durmiéndose en campo propio dejándose robar el balón por un inteligente Karim Benzema que habilitó a Vinicius en un mano a mano con el portero culé gracias a su velocidad. El brasileño demostrando su mejora en la definición, con la pierna mala batía a Ter Stegen por el primer palo adelantando a los blancos. El dominio de ocasiones merengue se fue diluyendo con el paso de los minutos desde el gol, querían controlar más la posesión y dormir el partido, pero esto le dio la vida al Barcelona que encontró en Dembelé el arma para dañar a la defensa madridista.

Gol de Vinicius

Todos los balones parecían ir al francés del F.C Barcelona. Siempre aportaba un regate, un desborde y el Barcelona acababa las jugadas con cierto peligro evitando las letales contras del Madrid que le condenaron al 1-0. El Barcelona comenzó a dañar al Madrid con centros al área muy bien medidos por Dembelé que no terminaban de entrar a puerta, tras los remates de Luuk De Jong. Pero en una de estas jugadas, el Barcelona se engancharían al partido, pues, en un centro del francés pegado a linea de fondo, Militao despejaría el balón con la mala fortuna de golpear en la pierna del holandés. El rebote tras dar en el palo entró en la meta de Courtois poniendo así el 1-1 al descanso.

El dominio culé y el acierto madridista

En la segunda parte el Real Madrid salió algo dormido y tocado tras el empate de los azulgranas. Xavi introdujo al partido a Pedri para darle mayor control de balón y buen manejo del mismo al equipo, cosa que consiguió en forma de dominio de posesión muy diferente a lo visto en la primera parte. A pesar del recital de Modric y Kroos el Barcelona dominaba la posesión y tuvo varias ocasiones para adelantarse con disparos desde fuera del área de Dembelé y con algunos balones filtrados de Pedri y Jordi Alba, pero como siempre, la efectividad premia y el Madrid es muy efectivo. Le bastaron dos contras al Madrid para volver a meter el miedo en el Barcelona.

El Madrid cuando robaba lanzaba a muchos integrantes al ataque y se deshacía de los  defensores muy fácilmente. En una contra magnífica tras un buen pase de Vinicius al interior del área, Benzema con una de sus maravillosas individualidades dejó sentado a Araujo lanzando un disparo con la pierna izquierda con rosca que se estrellaría en el palo. El Madrid avisaba y el que avisa no es traidor. En una jugada similar el francés merengue volvía a situarse solo en el área culé, el disparo esta vez con pierna derecha fue rechazado por Ter Stegen, el rebote caía en Carvajal que con un fuerte centro hacía a Ter Stegen estirarse despejando con el pie, con la mala suere de que el rebote acabaría en las botas de Benzema, que no perdona dos veces seguidas.

Celebración gol de Benzemá

El Madrid volvía a adelantarse y seguía atacando algo más posicionalmente y lento debido al cansancio, mientras que el Barcelona quería hacerse con el empate a toda costa. El Barcelona presionaba y presionaba, le robó varias veces la posesión al balón llegando al área de Courtois con mucha facilidad, siendo su ataque más peligroso los centros laterales. Xavi con un cambio de sistema pasó a jugar con 3 centrales para atacar con más hombres. El cambio funcionó, pues el Madrid llegaba a los últimos minutos casi encerrado en su campo. Finalmente la insistencia se cobraría su peso en oro, pues tras un saque en corto de córner de los culés, Jordi Alba colgaba el balón al área llegando a la cabeza del elegido a sustituir a Messi en el Barcelona, Ansu Fati, que, tras peinar el balón, ponía el empate y llevaba el encuentro a la prórroga.

Ansu Fati celebrando el gol del empate vs madrid

El Real Madrid de las finales

Si el Madrid ha demostrado algo a lo largo de su historia es que compiten con todo hasta el final. En la prórroga las piernas de ambos equipos pesaban, el juego pasó de algo más táctico y técnico, a algo más de corazón y pasional. Los equipos se dejaban los pulmones y piernas en cada carrera en ataque o defensa, siendo el Barcelona quien tenía más el balón con una arriesgada alineación con pocos defensas. El Barcelona quería el partido.

Pero el Real Madrid no juega las finales, el Real Madrid sale a ganarlas, y sabiendo de la fragilidad defensiva de los culés, cuando más parecía que el partido se decantaba para los blaugranas la entrada del hombre supercopa, Fede Valverde le dió oxígeno extra al Madrid. En un robo genial de Kroos, el Madrid salió a la contra con 4 hombres siendo el minuto de partido que era. La jugada era un 4 contra 2. Rodrygo, que entró en la segunda parte metió el balón al área para Vinicius que en lugar de chutar, la dejó pasar cayendo en los pies del pajarito Valverde. El uruguayo definió con gran calidad y batió a Ter Stegen poniendo el 2-3 final en el marcador. 

Soccer Football - Spanish Super Cup - Semi Final - Real Madrid v FC Barcelona - King Fahd International Stadium, Riyadh, Saudia Arabia - January 12, 2022 Real Madrid's Federico Valverde celebrates scoring their third goal REUTERS/Ahmed Yosri     TPX IMAGES OF THE DAY

El Madrid pudo marcar el cuarto de las botas de Rodrygo, pero el brasileño falló estrepitosamente en el mano a mano con Ter Stegen acusado por el cansancio de la larga carrera a la contra. El Barcelona luchó hasta el último minuto, incluso pudo empatar con una chilena de ensueño de Ansu Fati, pero el español no consiguió golpear la pelota bien, llegando así el final de este clásico de infarto y la clasificación del Real Madrid a la final de la supercopa de España, donde enfrentará al Atlético de Madrid o al Athletic Club de Bilbao.