lunes 16/5/22

El Real Madrid vuelve a obrar el milagro y se cuela en la final de París

Rodrygo y Benzema obraron el milagro ante un Manchester City superior, pero que no supo reaccionar en la prórroga tras la aparición del famoso ADN Madrid

<p> Celebración final del Real Madrid </p>
<p> Celebración final del Real Madrid </p>

El Santiago Bernabéu dejó hace mucho de ser un campo de fútbol, para convertirse en una fábrica de hacer milagros. El Real Madrid es un equipo al cual, si le das la mano, te coge el brazo y te elimina de la Champions en dos minutos. El ambiente del templo no era para menos, otra noche mágica de Champions, donde la afición recibió la llegada del autobús y acompañó desde ese instante a los suyos hasta el final.

El recibimiento de los aficionados del Real Madrid al autobús de su equipo
El recibimiento de los aficionados del Real Madrid al autobús de su equipo

El Primer Contacto

En un partido, alocado pero, todo hay que decirlo, muy malo del Real Madrid de cara a la portería. El City controlaba mucho el balón y el tempo del partido, gobernando la posesión del balón, a pesar de salir como leones los blancos a la presión. El Madrid tuvo algún acercamiento en los primeros minutos pero, nada entre los tres palos, tranquilidad absoluta para el conjunto de Guardiola. El City empezó a achuchar a los merengues y tuvieron la más clara de la primera parte, un gran disparo de Bernardo Silva que, el de siempre, Thibaut Courtois despejó a córner.

La parada de Courtois al tiro de Bernardo Silva
La parada de Courtois al tiro de Bernardo Silva

El City empezaba a encontrarse, pero sin prisas, sabiendo que era el Madrid el que tenía que seguir el balón y apretar en la presión si quería empatar la eliminatoria. Muchos duelos que pudieron costar alguna que otra amarilla, pero que el arbitro permitió, fueron lo más destacable de una primera parte donde el City no estuvo del todo cómodo, pero que suponían 45 minutos menos para hacer la remontada.

Arreón Inicial y Jarro de Agua Fría

No sabemos que mensaje transmitió Ancelotti a sus jugadores en el descanso, pero los blancos salieron como rayos al segundo tiempo con, la más clara para los suyos, en las botas de Vinicius que, recordó a las imprecisiones de temporadas pasadas. En un gran pase largo de Kroos, Carvajal le ganaba la espalda a su par y metía un balón tenso que solo tenía que ser empujado a la red. El tiro se le desvió a la izquierda al extremo brasileño del Madrid, pero dejaba claro que el Madrid quería el partido.

El Madrid apretó y apretó. Ancelotti vio que Kroos estaba aportando poco en el centro del campo y con el paso de los minutos, el City se sentía cómodo con el balón en los pies, por lo que cambió al alemán por Rodrygo, que pasaría a jugar en banda derecha, mientras Valverde le sustituía en el centro del campo. Y cuando más apretó el Madrid, el fútbol demostró lo cruel que es a veces.

El gol de Mahrez
El gol de Mahrez

En una gran jugada del City, con el Madrid muy largo, descolocado y lento en el balance defensivo, De Bruyne encontró a Bernardo Silva, el mejor de los suyos a lo largo del encuentro, que tuvo tiempo para pensar y cedió el balón a Mahrez que, con un zurdazo demoniaco, batía a Courtois por la escuadra y echaba un jarro de agua fría a los blancos que, lejos de venirse abajo se animó con el público jaleando y con palmas, al ritmo de un esperanzador "si se puede".

La Locura del ADN Madrid

El Real Madrid no había lanzado ni un solo disparo entre los tres palos. El City estaba teniendo un partido relativamente sencillo que pudieron cerrar con una gran jugada de Grealish. El extremo del City batió al portero belga y el disparo fue salvado por Mendy en la línea. Una salvada que se celebró como un gol. De la misma manera que la parada de Courtois con el pie a la siguiente acción, que salió a córner pegada al palo.

A partir de ahí, el Madrid se lanzó al ataque. Ancelotti cambió el centro del campo al completo, dando paso a Camavinga y Asensio. El Madrid se lanzó al ataque a pesar de que parecía imposible. Esta vez parecía muerto de verdad, pero el Real Madrid nunca se rinde, aunque parezca cliché. Ya lo hizo contra el PSG en octavos, lo repitió ante el Chelsea y ahora con solo 5 minutos por delante el Madrid se lanzaba a tumba abierta sobre el área de Ederson.

El cabezazo de Rodrygo en el segundo gol del Real Madrid
El cabezazo de Rodrygo en el segundo gol del Real Madrid

El Madrid comenzó a atrincherar al City en su campo y su área con algunas internadas de Vinicius y centros al área, centros que en el minuto 90 le dieron el gol de la esperanza. Un gran centro de Carvajal habilitó a Benzema dentro del área que, con un toque genial, le diera el pase de gol a Rodrygo que, con su olfato goleador se adelantó a Ederson y acercó el milagro.

Pero lo mejor aún estaba por llegar. De la misma manera que el primer centro de Carvajal dio el gol al Madrid, un segundo centro a la cabeza de Rodrygo una vez más, pondría el gol del empate en la eliminatoria, tras un leve roce de Asensio. El Madrid había vuelto a obrar el milagro, las caras de los jugadores del City eran un poema de Bécquer, pensando en como lo que le ocurrió al PSG y Chelsea, les había pasado a ellos.

Rodrygo celebrando el segundo gol
Rodrygo celebrando el segundo gol

Un Error que Cuesta una Final

El Madrid aguantó los minutos finales del partido no sin antes casi marcar el tercero, en un mano a mano de Rodrygo con Ederson que, el meta brasileño solventaría con una gran mano a córner. En la prórroga, el Madrid sabía que tenía que jugar con calma y cabeza, pues el momentum era suyo. Por su parte, el City estaba incrédulo y nervioso, pues no sabía como reaccionar.

Un gran robo de Camavinga generó un contragolpe de libro para los merengues. El centrocampista francés se pegó la carrera más importante de su vida futbolística, sujetando a la defensa del City y abriendo a banda a Rodrygo que, puso el balón al área para Karim Benzema. En ese momento, Rubén Dias comete un error que no olvidará en mucho tiempo. Benzema se le adelanta tocando el balón y el central le arrolla causando un penalti.

Celebración del gol de Benzema de penalti
Celebración del gol de Benzema de penalti

Benzema tuvo una noche difícil. El delantero francés solo había tirado una vez a puerta y no estaba siendo su mejor partido, pero sería él, de la misma manera que lo fue en la ida, el encargado de lanzar el penalti decisivo. Tres pasos y lanzamiento al lado de seguridad, pegado al palo derecho de la portería. El Real Madrid remontaba y se ponía por primera vez en 180 minutos por delante de la eliminatoria.

Con la remontada, el Real Madrid tiró de inteligencia, madurez y experiencia. Perdió tiempo de la misma manera que el City en la segunda parte reglamentaria y aguantó defendiendo como jabatos, contra los centros y calambres, a lo largo de toda la segunda parte. Con el City metiendo balones sin parar que por A o por B acababan siendo despejados hasta llegar el apoteósico pitido final.

Vuelta de honor del Real Madrid
Vuelta de honor del Real Madrid

El Bernabéu se convirtió en una fiesta. Las lágrimas del City eran las lágrimas de felicidad en los ojos de los aficionados del Real Madrid tanto en la grada como en sus casas. Ni un alma se iba del campo con los jugadores celebrando sobre el césped y dando la vuelta de honor que faltó en la celebración de la Liga. Llámenlo suerte, llámenlo casta o llámenlo ADN, pero la realidad inapelable es que el Real Madrid está en su 5ta final de la Champions League en 9 años.