miércoles. 28.02.2024

 

 

La "greedflation", también conocida como 'inflación codiciosa', hace referencia a la subida de precios injustificada llevada a cabo por una empresa para aprovechar la inflación y aumentar su margen de beneficios. Entre las acciones que se realizan dentro de esta práctica, estaría subir los precios más de lo que justifican sus costes de producción o, en el caso de que estos disminuyeran, mantenerlos elevados. 

A pesar de que los consumidores son conscientes de las dificultades financieras a las que se enfrentan muchas compañías, un elevado porcentaje de la población no ve con buenos ojos que muchas de ellas se aprovechen del incremento generalizado de los precios para obtener beneficios adicionales con este tipo de prácticas. Esta es una de las principales conclusiones obtenidas con el Informe Europeo de Pagos de Consumidores de Intrum, del que se desprende que el 71% de los españoles dejaría de gastar dinero en empresas que practican "greedflation"

Analizando la respuesta por regiones, el estudio, que examina la salud financiera de 20.000 personas procedentes de 20 países europeos, muestra que el porcentaje de europeos que opina de esta manera es del 68%, tres puntos por debajo, lo que sitúa a nuestro país en el séptimo puesto, por debajo de Grecia (83%), Irlanda (78%) y Reino Unido (74%), Italia (73%), Francia (72%) y Suecia (72%). Al otro extremo del listado estaría la población de Noruega (60%), República Checa (57%) y Suiza (56%). 

Esto se debe a que el factor precio ha ganado gran protagonismo, y los consumidores se inclinan cada vez más por adquirir las versiones más económicas de sus productos. En este sentido, el informe elaborado por la compañía de gestión de créditos y activos revela que el 70% de la población española reconoce ser ahora más propensa que hace 12 meses a comprar la alternativa más barata de un producto o servicio. Un dato que, a nivel europeo, se sitúa en el 67%. 

De acuerdo con el estudio de Intrum, Portugal (81%), Grecia (76%) y Finlandia (74%) serían los territorios en los que más ciudadanos afirman adquirir versiones más económicas por el creciente coste de vida. Por su parte, Austria (61%), República Checa (56%) y Suiza (53%) serían los que menos.