jueves. 07.07.2022

La edad de los ingresados desciende: los de 30 a 39 años superan a los de 80 gracias a la vacunación

La vacunación casi finalizada de forma completa en Mayo provoca la mejoría de este grupo de edad frente a otros mucho más jóvenes

 Paciente UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba. EP
Paciente UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba. EP

Las personas que ingresan por Covid en los hospitales son cada vez más jóvenes, así lo expresan los sanitarios desde hace varias semanas. La vacunación tiene mucho que ver con esta mejoría en hospitales y en los rangos de edad de los ingresados. Los ingresados de 30 a 39 años superan ya a los de 80 y sus mayores en general, de acuerdo a los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica (RENAVE) analizados por NIUS. 

En los primeros meses del año, dicho grupo de edad acumuló el 30,85% de las hospitalizaciones por el patógeno, el porcentaje más alto por rango de edades. El segundo fue el de 70 a 79 años (21,44%) y el tercero el de 60 a 69 (19,13%).

Después de seguir la vacunación, mayo ofrece otras estadísticas para la población en general. Los mayores de 80 años no están en el centro de atención gracias a la efectividad de las dosis y ha su rápido suministro. Solo ha ingresado un 7,28%, la segunda cifra más baja. Por encima quedan los de 30 a 39 años con un 8,87%. Solo la mejoran los de 20 a 29 años (4,78%). Los que más son los de 50 a 59 años, que han representado un 26,54%.

FALLECIMIENTOS POR COVID

De la misma forma que los ingresos, las muertes también han ido modificándose por edades, aunque no de forma tan notable como los hospitalizados. En enero, los de más de 80 años significaron el 67,56% de los fallecimientos por la Covid-19, número más alto de todas las franjas; los de 70 a 79 tuvieron el segundo peor registro con un 20,06%. El mes pasado las posiciones de los rangos de edad estaban de 70 a 79. 

CASOS EN UCI

Las personas de 60 a 69 años siguen siendo las que más ingresan por covid con un 28,26%, pero ha bajado cinco puntos desde enero. Los casos en la unidad de cuidados intensivos se mantienen intermitentes, no parecen estar muy alterados. Los mayores de 80 años se mantienen, una vez más, dentro de las cifras más bajas que ni siquiera llegan a las UCI por su rápido empeoramiento.