viernes. 02.12.2022

El tiempo estable, seco y soleado, predominará este fin de semana hasta la llegada a lo largo del domingo de un frente atlántico que dará pie a una semana de precipitaciones que pasarán de oeste a este de la Península y a un descenso acusado de las temperaturas para empezar diciembre con un episodio frío, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

   De cara a la próxima semana, el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha adelantado podría presentar en general temperaturas más o menos propias para la época del año, ya que se espera a partir del lunes un descenso acusado y generalizado de las temperaturas, aunque quizás serán algo más altas en puntos de Galicia del suroeste de la Península y en los dos archipiélagos y las lluvias serán inferiores a lo habitual en el oeste de la Península y más abundantes de lo normal en Baleares y puntos de la costa mediterránea.

   De momento, ha explicado que este viernes solo se esperan chubascos fuertes en la costa de Cataluña y en puntos de Baleares, mientras que el sábado será un día de cielos poco nubosos, con bancos de niebla matinales en zonas de la meseta norte y en la cuenca del Ebro y vientos algo fuertes en el Cantábrico, nordeste de Cataluña y área del Estrecho, donde soplará viento de Levante.

   El sábado las temperaturas nocturnas bajarán y subirán las diurnas, con algunas heladas de madrugada en zonas de montaña y también en páramos y zonas de meseta del centro y del norte. Las máximas ese día rondarán los 18 o 20 grados centígrados en el Cantábrico, tercio sur e incluso se superarán los 22 grados centígrados en puntos del Guadalquivir.

   En cuanto al domingo, espera que amanezca con una situación similar, es decir con cielos poco nubosos pero con niebla en el nordeste y en la costa Mediterránea. Pero a lo largo del día, el portavoz avisa de que un frente irá penetrando por Galicia, donde dejará lluvias abundantes que por la tarde-noche se extenderán al Cantábrico y a Castilla y León. En el resto del país habrá algunos intervalos nubosos, aunque sin lluvias y las temperaturas aún subirán un poco más.

   El lunes el frente seguirá avanzando de oeste a este dejará cielos nubosos y precipitaciones a su paso que afectarán sobre todo al norte y este peninsular y hasta Baleares. A continuación los cielos se irán despejando pero se quedará un régimen de vientos del noroeste que provocará un descenso "acusado y generalizado" de las temperaturas, de hasta 6 u 8 grados centígrados en puntos del interior respecto al día anterior y seguirán bajando de nuevo los termómetros el martes y el miércoles.

   El miércoles será el día más frío de la próxima semana con heladas que afectarán a amplias zonas del interior, sobre todo del norte y del este de la Península y las temperaturas máximas se quedarán desde el lunes al miércoles por debajo de 15ºC en la mayor parte del país.

   "El ambiente, por tanto será ya el propio de la época e incluso en algunos puntos algo más fresco de lo normal", apunta Del Campo que añade que las lluvias afectarán el martes y el miércoles a Galicia, Cantábrico, Pirineos y Baleares.

   Además, apunta que las nevadas aparecerán a partir de 1.200 o 1.400 metros y descarta que algo de lluvia se pueda extender de forma "muy débil" a otros puntos de la Península.

   En Canarias los próximos días predominará el régimen de alisios intensos y arrastrarán nubes al norte de las islas del mayor relieve, con alguna llovizna por allí y cielos más despejados en el sur.

INCERTIDUMBRE PARA LA SEMANA DEL PUENTE

   El portavoz observa aún con mucha incertidumbre el tiempo que se avecina para la siguiente semana, que estará marcada por dos jornadas festivas a nivel nacional, el 6 y el 8 de diciembre. "No hay aún una configuración atmosférica demasiado clara", reconoce.

   En todo caso, pronostica que la semana del 5 al 11 de diciembre podría ser más lluviosa de lo habitual en el sur y este de la Península y en los dos archipiélagos y menos lluviosa de lo normal en el extremo norte.

   Respecto a las temperaturas, confía en que se situarán en valores propios para la época en la mitad norte y algo más cálidas de lo normal en el sur y ambos archipiélagos.

   Del Campo ha comentado que "se está escuchando" que las próximas semanas se podría producir una rotura del vórtice polar estratosférico con la consecuente salida del aire frío, confinado en el Ártico hacia latitudes bajas y posibles posteriores efectos.

   "No es seguro que vaya a suceder", observa el portavoz que añade que, en caso de que esto suceda es "todavía imposible" concretar si esa salida de aire frío de las latitudes árticas provocaría una ola de frío en España o en Europa.

   En todo caso, admite que Copernicus, el sistema de vigilancia de la tierra de la Comisión Europea apunta a que aunque el invierno en su conjunto podría ser más cálido de lo normal, existe una posibilidad más alta que de costumbre de que se produzca alguna ola de frío en el continente europeo en la primera parte del invierno es más alta que de costumbre.

Comentarios