sábado 25/9/21

Vecinos de un pueblo de Toledo logran echar a los okupas de 4 viviendas gracias a una cacerolada

Cuatro casas en dos días han sido okupadas en Almonacid.

 Amonacid. Twitter
Amonacid. Twitter

Alrededor de 300 vecinos del pueblo se han movilizado para desalojar a un grupo de okupas que estaban residiendo en 4 viviendas. Tras el temor de que nuevas okupaciones sucedieran, decidieron actuar.

El pueblo salió a la calle con una misión, formar una molesta cacerolada y echar a los okupas, y lo lograron. Tras conseguir echarlos, han tapiado las 4 casas. A pesar de ello, siguen intranquilos, no quieren que esto vuelva a suceder e incluso los propios vecinos hacen de vigilantes de las calles.

Alrededor de 300 vecinos del pueblo se han movilizado para desalojar a un grupo de okupas que estaban residiendo en 4 viviendas. Tras el temor de que nuevas okupaciones sucedieran, decidieron actuar. El pueblo salió a la calle con una misión, formar una molesta cacerolada y echar a los okupas, y lo lograron. Tras conseguir echarlos, han tapiado las 4 casas. A pesar de ello, siguen intranquilos, no quieren que esto vuelva a suceder e incluso los propios vecinos hacen de vigilantes de las calles. Los vecinos han visto como entraban en 4 casas en 2 días y de formas no muy pacíficas los okupas. Incluso el día de la manifestación cuentan que les intentaron atropellas y agredir. Tras el enfado e indignación cogieron sus cacerolas y se presentaron frente a las casas okupadas para manifestar su descontento. Horas después, los okupas se habían marchado. La alcaldesa de Almonacid, Almudena González, teme por las posibles represalias. El pueblo sigue vigilando, aunque de momento hay paz.

 

Los vecinos han visto como entraban en 4 casas en 2 días y de formas no muy pacíficas los okupas. Incluso el día de la manifestación cuentan que les intentaron atropellas y agredir. Tras el enfado e indignación cogieron sus cacerolas y se presentaron frente a las casas okupadas para manifestar su descontento.

Horas después, los okupas se habían marchado. La alcaldesa de Almonacid, Almudena González, teme por las posibles represalias. El pueblo sigue vigilando, aunque de momento hay paz.