sábado. 25.06.2022

El Gobierno argelino ha reprochado este sábado a España que haya provocado la "lamentable intromisión" de la UE tras el anuncio de ruptura de las relaciones comerciales decidido por Argel y ha subrayado que se trata de una cuestión estrictamente "bilateral" que no tiene por qué afectar al resto de miembros de la UE.

En concreto reprocha a España que haya elevado la cuestión a Bruselas "empeñado obviamente en la amplificación de las tesis de su diplomacia nacional en detrimento de la preservación de los intereses de la Unión Europea, dentro de la que Argelia tiene el honor de tener muchos amigos y socios" y "con el vano intento de presionar" a Argel.

Así, considera que la reacción de la UE incluye "declaraciones precipitadas e infundadas". "La precipitación y el sesgo de estas declaraciones resaltan el carácter inadecuado de su contenido, ya que se trata de un desacuerdo político con un país europeo de carácter bilateral, sin incidencia en los compromisos de Argelia con respecto a la Unión Europea", ha apuntado el Ministerio de Asuntos Exteriores argelino en un comunicado.

"La supuesta suspensión de relaciones comerciales y de inversión con España recogidas en dichas declaraciones oficiales Unión Europea se invoca precipitadamente sin ningún fundamento, y las autoridades de la Unión Europea no tienen en este caso ninguna base legal para establecer su competencia en la materia", ha añadido. Por ello, Argel "rechaza" la activación de un mecanismo de consulta europea para una "reacción colectiva".

El país africano ha destacado por otra parte que "siempre" ha cumplido sus compromisos en el marco del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea y rechaza así por "fantasiosas y maliciosas" las "insinuaciones" sobre la cuestión del suministro de gas a España por las que "el propio presidente de la República ha tenido que afirmar solemnemente la determinación de Argelia de cumplir con sus obligaciones contractuales". Argel ha destacado además que esta cuestión tiene que ver con las relaciones "estrictamente comerciales" de las empresas de ambos países.

Además, Argel ha defendido la soberanía argelina para dar por roto el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación que mantenía hasta ahora con España "que responde a consideraciones legítimas que se refieren esencialmente al hecho de que el firmante se ha desligado de las obligaciones y valores esenciales consagrados en este Tratado, asumiendo así la responsabilidad de vaciar este instrumento jurídico de su sustancia y cuestionar su relevancia en las relaciones entre los dos partes", ha argumentado.

Argelia anunció este miércoles la suspensión del tratado de buena vecindad con España, vigente desde 2002, al tiempo que anunció la congelación de las domiciliaciones bancarias para operaciones de comercio exterior de productos desde y hacia España a partir de este jueves. Argel justifica la represalia en el "injustificable" apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez al plan de autonomía de Marruecos para el Sáhara Occidental.

En esta situación, la UE avisaba el viernes a Argelia de que en un análisis inicial considera que está vulnerando el Acuerdo de Asociación con el bloque comunitario y de que está dispuesto a "hacer frente a cualquier tipo de medida coercitiva" que tome contra uno de sus Estados miembro, tras lo cual Argelia aclaró que el suministro de gas no se verá afectado.