lunes 16/5/22

Los ministros de Energía de la Unión Europea mantendrán este lunes una reunión extraordinaria para abordar la situación energética en el mercado comunitario en el contexto de la invasión rusa de Ucrania y después de que la compañía de gas estatal rusa, Gazprom, decidiera cortar el suministro a Polonia y Bulgaria esta semana ante la negativa de ambos países de pagar el gas en rublos como exige el Kremlin.

El debate buscará asegurar el abastecimiento y las reservas de gas en la UE así como el flujo dentro del mercado comunitario. También se centrarán en las posibles medidas a aplicar para gestionar el uso del gas y las compras de gas conjuntas en el mercado único de forma coordinada entre los Estados miembros con el objetivo de establecer una posición común.

No se espera, sin embargo, ningún tipo de conclusión de esta reunión ya que el enfoque de la presidencia de la UE es el de mantener un intercambio de posturas para analizar qué medidas en términos de preparación, solidaridad y coordinación pueden adoptar los Estados miembros a nivel nacional y europeo de cara a asegurar el suministro de gas, frente a posibles disrupciones futuras.

Cabe destacar, que la conversación no girará entorno al pago de las compras de gas ruso en rublos, como exige el Kremlin, y la principal motivación que alegó Moscú para justificar el corte de suministro a Polonia y Bulgaria.

Los ministros de Energía de la UE discutirán también las propuestas de almacenamiento de gas derivadas de la reunión a nivel de embajadores de esta semana, aunque no se espera que la decisión final se extraiga de esta reunión, sino que se prevé que llegue a finales o principios de la próxima.

Cabe recordar que España y Portugal presentaron esta semana una propuesta para que la UE reconozca las características específicas de la Península Ibérica en el almacenamiento de gas y que se fijen unos niveles mínimos de almacenamiento del 80% en 2022 en adelante, frente al objetivo del 90% planteado por la Comisión Europea.

La propuesta, presentada en una reunión de los Veintisiete a nivel de embajadores, plantea que estos niveles de almacenamiento se puedan complementar con reservas de gas natural licuado (GNL) para alcanzar ese objetivo del 90%.

La jefa del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, tildó esta semana la decisión de Moscú de cortar el suministro a Polonia y Bulgaria de "provocación" pero dejó claro que "no sorprende" al bloque que el Kremlin quiera utilizar los combustibles fósiles para chantajear a la UE.

En un paso más, Von der Leyen aseguró que, actualmente, Polonia y Bulgaria están recibiendo gas de "sus vecinos europeos", una muestra de solidaridad ante posibles disrupciones del suministro de gas.