miércoles. 21.02.2024

Numerosos países con potencias como China, Francia, Rusia y los países árabes a la cabeza han reprochado a Estados Unidos su veto a la última propuesta de resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU pidiendo un alto el fuego en la Franja de Gaza.

Estados Unidos ha vetado la propuesta, que había obtenido 13 votos a favor y una abstención, la de Reino Unido, lo que pone aún más en evidencia el distanciamiento de Washington. China, Francia, Rusia --miembros permanentes--, Albania, Emiratos Árabes Unidos, Brasil, Ecuador, Gabón, Ghana, Suiza, Japón, Malta y Mozambique han votado a favor.

Destaca que ni siquiera el aliado más estrecho de Estados Unidos, Reino Unido, ha votado finalmente en contra del texto. La embajadora británica ante la ONU, Barbara Woodward, ha explicado que su abstención se debe a que el texto no contenía una condena explícita de Hamás.

"Israel tiene que poder ocuparse de la amenaza que supone Hamás y necesita hacerlo de forma que cumpla con el Derecho Internacional Humanitario para que este ataque no se pueda perpetrar de nuevo", ha declarado ante el Consejo de Seguridad.

Francia ha lamentado en cambio la "falta de unidad" del Consejo. "Desgracia y nuevamente este Consejo adolece de falta de unidad. Al rechazar comprometerse a negociaciones, la crisis de Gaza se agrava y el Consejo no cumple con su mandato, recogido en la Carta" de Naciones Unidas, ha apuntado el embajador francés, Nicolas de Rivière.

Para China, "consentir que siga la lucha mientras se dicen preocuparse por las vidas y la seguridad de la gente de Gaza es contradictorio", en palabras de su embajador, Zhang Jun. "Consentir que siga la lucha mientras pides que el conflicto no se expanda es autoengaño. Consentir que siga la lucha mientras pides la protección de mujeres y niños y de los Derechos Humanos es hipocresía. Todo esto demuestra una vez más qué es el doble rasero", ha argumentado.