miércoles. 21.02.2024

Por tanto, cualquier empresa que siga utilizando esta manera de reconocimiento, tanto facial como dactilar, se enfrentará a importantes sanciones económicas.

Desde la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), se anima a todos los negocios  buscar alternativas iguiendo las nuevas pautas establecidas por la Unión Europea en aras de la protección de la privacidad y los derechos individuales en el ámbito laboral.