viernes. 02.12.2022

Tetiaroa Atoll, isla paradisiaca que ha sido declarada libre de ratas

Se pudo llevar a cabo el proyecto gracias a la ayuda de voluntarios

 Equipo de voluntarios en la isla
Equipo de voluntarios en la isla

Después de más de tres años de trabajo, el atolón de Tetiaroa ha sido declarado libre de ratas luego de un esfuerzo masivo para envenenar a dos especies invasoras que están devastando el ecosistema. La misión requirió el corte de unas 160 millas de senderos a lo largo de 1250 acres de bosque de atolones tropicales y un equipo dispuesto a soportar los insectos, la humedad, las ratas y los días sin lluvia.

El atolón de Tetiaroa es una isla tropical tan paradisíaca como cualquiera podría imaginar. Fue comprado por el actor Marlon Brando en un contrato de arrendamiento de 99 años y alberga uno de los complejos turísticos isleños más caros del mundo.

También es el hogar, o fue el hogar, de dos especies de ratas introducidas, la rata negra y la rata polinesia, las cuales causaron estragos en el ecosistema local de anidación de tortugas marinas, fantasmas asustadizos y cangrejos cocoteros, y docenas de peces marinos, además de pájaros como los piqueros de patas azules y rojas.

Tras tres años de trabajo e investigación sobre el terreno, en el verano de 2022, la ONG Island Conservation inició una operación para erradicar todas las ratas de las 12 islas del atolón, en colaboración con el hotel de lujo Le Brando y la organización sin ánimo de lucro Sociedad Tetiaroa.

Más de 60 empleados y voluntarios se dispusieron a abrir más de 260 kilómetros de caminos en la vegetación para esparcir veneno para ratas en unas 520 hectáreas. “Es la operación más grande de su tipo realizada a mano en el mundo”, dijo Richard Griffiths, director de operaciones de Island Conservation, en un comunicado. “Por lo general, las superficies de este tamaño se tratan desde el aire con helicópteros y drones. Pero por razones técnicas y relacionadas con el COVID, decidimos hacerlo manualmente”.

El exitoso proyecto proporcionará un gran impulso para las poblaciones de aves marinas y otras especies de "conexión" que vinculan los ecosistemas insulares y marinos. Con el tiempo, la isla floreciente podría convertirse en un refugio seguro para especies en peligro crítico, como la paloma terrestre polinesia y el playero Tuamotu, y los beneficios marinos concurrentes conducirán a la recuperación de arrecifes de coral y una vida marina próspera.

La conexión se produce principalmente a partir de los nutrientes depositados en el mar por una panoplia diversa de especies de aves marinas, que habían disminuido drásticamente bajo la ocupación de las ratas. Más nutrientes significa zooplancton y fitoplancton más saludables y arrecifes de coral. Estos a su vez significan poblaciones de peces pequeños más grandes y de grandes depredadores como las rayas diablo.

“Estoy muy orgulloso del equipo”, dijo a Mongabay Baudouin des Monstiers, gerente de proyecto del programa de erradicación de ratas, al informar sobre el duro trabajo en la isla de Tiaraunu.

“[Las ratas] se metían en las tiendas de campaña, trepando junto con los cangrejos de tierra. Algunas ratas se comieron mis zapatos de plástico y atravesaron un Tupperware con sus dientes para tratar de llegar a nuestra comida. También tuvimos  que evacuar a un chico en bote. Tenía escalofríos y fiebre”, dijo des Monstiers.

Los animales introducidos como la rata negra son grandes peligros para los ecosistemas insulares, pero las islas en general son algunas de las mejores historias de éxito de conservación en términos de estas erradicaciones que tienen lugar en todo el mundo.

En 2021, GNN informó que las ratas invasoras en dos de las Islas Galápagos fueron erradicadas con éxito. En mayo de este año, la isla Lord Howe frente a la costa de Australia fue declarada libre de ratas y, en verano, se supo que la isla Macquarie, que tenía un problema de ratas y conejos, finalmente se estaba recuperando después de un programa de erradicación.

Comentarios