sábado. 25.06.2022

Sascha Roth recuerda esa llamada de viernes. Estaba algo agitada y estaba haciendo sus maletas para ir a Nueva York para someterse a semanas de radioterapia por cáncer de colon.

Pero la llamada telefónica de Andrea Cercek, oncóloga médica del Memorial Sloan Kettering Cancer Center (MSK) cambió todos sus planes, dejando a Sascha "atónita y feliz".

La Dra. Cercek le dijo a Sascha, entonces de 38 años, que sus últimas pruebas no mostraron evidencia de cáncer, después de que Sascha se sometió a seis meses de tratamiento como el primer paciente en un ensayo clínico que involucraba inmunoterapia en MSK.

La inmunoterapia aprovecha el propio sistema inmunitario del organismo como aliado contra el cáncer. El ensayo clínico de MSK estaba investigando, por primera vez, si la inmunoterapia por sí sola podía vencer el cáncer de colon que no se había propagado a otros tejidos.

Los médicos le dijeron a Sascha que habían examinado sus pruebas y como no pudieron encontrar ningún tipo de cáncer, el doctor dijo que no había razón para hacerle soportar la radioterapia.

En todos los casos, el cáncer de colon desapareció después de la inmunoterapia, sin necesidad de los tratamientos estándar de radiación, cirugía o quimioterapia, y el cáncer no ha regresado en ninguno de los pacientes, que han estado libres de cáncer por hasta dos años.

"Es increiblemente gratificante recibir lágrimas de felicidad de estos pacientes que terminan el tratamiento.

La inmunoterapia puede cambiar las tornas algo más. 

La investigación pionera del Dr. Díaz en el tratamiento del cáncer con inmunoterapia ya había demostrado que los inhibidores de puntos de control podrían "ayudar a las personas con tumores colorrectales MMRd que se han propagado", dice.

El Dr. Cercek explica: “Nuestro primer deber es salvar la vida de nuestro paciente".

El mismo doctor se propuso ir más allá: en los pacientes en los que la inmunoterapia hizo que el cáncer desapareciera por completo, los médicos decidieron omitir la quimioterapia, la radiación y la cirugía y controlarían cualquier signo sospechoso.

Todos los pacientes en el ensayo deben tener tumores de colon en etapa 2 o 3 que sean MMRd, lo que hace que el cáncer sea particularmente sensible a la iinmunoterapia.

“La inmunoterapia redujo los tumores mucho más rápido de lo que esperaba”, dice el Dr. Cercek.

El equipo de investigación estaba ansioso de que la experiencia de Sascha pudiera resultar ser un caso atípico.

Se descubrió que Sascha, como ocho de las personas en el estudio, tenía el síndrome de Lynch, una afección hereditaria que pone a las personas en un riesgo significativamente mayor de cáncer de recto, colon y otros tipos de cáncer.

MSK también está tratando de ayudar al creciente número de pacientes más jóvenes con el Centro para el cáncer colorrectal y gastrointestinal de inicio joven.