miércoles. 10.08.2022

Separan con éxito a unos siameses unidos por la cabeza en Brasil

<p> Los hermanos Bernardo y Arthur Lima, siameses brasileños unidos por la cabeza han sido separados con éxito. Instituto Estatal del cerebro Paulo Niemeyer. </p>
<p> Los hermanos Bernardo y Arthur Lima, siameses brasileños unidos por la cabeza han sido separados con éxito. Instituto Estatal del cerebro Paulo Niemeyer. </p>

Después de cuatro años de vida unidos por la cabeza consiguen separar a los gemelos siameses Bernardo y Arthur Lima. Además de parte del cerebro, los siameses compartían una cena principal que era la encargada de llevar la sangre de vuelta al corazón. 

Se trata de un caso muy extraño y con graves riesgos que ha llevado a los médicos del Instituto Estatal del Cerebro Paulo Niemeyer a estudiar el caso durante cuatro años. 

Gracias a la tecnología 3D y a los grandes progresos de la medicina los dos hermanos han podido ser separados con éxito en Río de Janeiro, Brasil, donde nacieron y viven los pequeños. 

La complicada operación ha tenido lugar en el Instituto Estatal del Cerebro Paulo Niemeyer, donde el equipo médico trabajó sin descanso desde el día que conocieron a los siameses. A lo largo de cuatro años el equipo de profesionales no ha cesado su trabajo para intentar hallar la fórmula para separarlo, y tras de intensas investigaciones, análisis, intervenciones y siete cirugías lo han conseguido. 

Con tan solo un año de vida los pequeños se enfrentaron a su primera cirugía, donde los médicos buscaban desactivar de forma gradual la vena del cerebro de uno de los dos hermanos, y a su vez, darle tiempo al cerebro para recomponer las demás venas de sus sistema circulatorio. 

Pero tras cada avance el equipo médico se encontraba con más dificultades y el tiempo jugaba a su contra. Por ello le pidieron ayuda a Owasi Jeelani, uno de los mayores expertos en el mundo en esta materia.

Jeelani aceptó el reto y trabajó sin parar con el doctor Gabriel Mufarref, el jefe de cirugía pediátrica y tras meses de investigación junto a un centenar de médicos abogaron la operación. En total, realizaron siete cirugías y en las dos últimas hicieron falta un total de 33 horas para por fin separar a los hermanos. 

Todo un éxito con final feliz de la mano de un centenar de profesionales médicos.