domingo 23/1/22

La detección temprana del cáncer es uno de los factores que más influyen en su posible curación. Por ello, avances como el que acaba de presentar un grupo de investigadores de Oxford son decisivos. En este caso, estos científicos han desarrollado con éxito un nuevo test de detección de cáncer en personas con síntomas inespecíficos, como pueden ser la pérdida de peso y la fatiga. La prueba, además, es muy sencilla: un análisis de sangre.

Se trata del primer análisis de sangre para la detección del cáncer que determina también el estadío metastásico sin conocer previamente el origen del cáncer. Es decir, si la enfermedad está localizada o es metastásica.

Los resultados del éxito de la prueba se publicaron esta semana en el diario científico Clinical Cancer Research. En la publicación se explica cómo los investigadores de Oxford analizaron las muestras de sangre de 300 pacientes con síntomas inespecíficos de cáncer mediante una técnica denominada resonancia magnética nuclear (RMN) metabolómica.

A diferencia de otros análisis de sangre para el diagnóstico de cáncer, los cuales analizan materiales genéticos de los tumores, la nueva prueba basada en la técnica de RMN utiliza campos magnéticos y ondas radiales para analizar los niveles en sangre de metabolitos (cualquier molécula utilizada o producida durante el metabolismo). Estos datos se utilizan como biomarcadores para distinguir diferentes estados de cáncer.