domingo 23/1/22

Debido a la rápida expansión de la variante ómicron en Italia, el obispo de Caserta, al sur de Italia, ha limitado las actividades de la Iglesia y además ha prohibido oficiar la comunión en la diócesis de Teano-Calvi a aquellos curas que no hayan sido vacunados contra el COVID-19. 

El Obispo Giacomo Cirulli ha emitido un circular en el que prohibe textualmente  “la distribución de la Eucaristía por parte de sacerdotes, diáconos, religiosos y laicos no vacunados” y dispone “la suspensión, a partir del domingo 9 de enero hasta nueva comunicación, de toda actividad pastoral, catequística y formativa presencial”, según han difundido algunos medios Italianos. 

El obispo de Caserta ha querido de esta forma seguir las indicaciones del Papa Francisco que comunicó que vacunarse con dosis autorizadas por las autoridades competentes es un acto de amor”. Además de Cirulli, otros obispos de Italia se han posicionado a favor de la vacuna y han tomado medidas restrictivas para aquellos que no cuenten con las pautas de vacunación establecidas. Este es el caso también de Andrea Bellandi, Obispo en Salerno (sur de Italia), que ya prohibió a los sacerdotes no vacunados dar la comunión.

Estos son medidas que llegan en consecuencia al aumento de casos por la variante ómicron en Italia que recoge datos como este pasado sábado de  197.552 nuevos casos de coronavirus en las últimas 24 horas.