domingo 23/1/22

Aunque en algunos países, como es el caso de España, la mayoría de la población está vacunada contra el Covid, en otros países el porcentaje de vacunados no es tan alto. Por ello, mucho gobiernos están buscando maneras de incentivar la vacunación y ‘castigar’ a los antivacunas. 

Este es el caso de la provincia canadiense de Quebec. El primer ministro comunicaba hoy que están barajando la idea de establecer un impuesto especial para las personas que no estén vacunadas contra la COVID-19 por "las consecuencias" que supone para el sistema sanitario provincial el coste de la atención a pacientes negacionistas, en quienes habitualmente los efectos colaterales del coronavirus son más graves. 

Días antes, el ministro de Sanidad de Canadá, Jean-Yves Duclos, declaró que las provincias canadienses debían plantearse establecer la vacunación obligatoria. 

 Francois Legault, primer ministro de Quebec declaró que “no es justo que el resto de ciudadanos tengan que pagar la negativa de los antivacunas” ya que esta decisión tiene “consecuencias” para el sistema sanitario.