viernes 3/12/21

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha firmado un acuerdo con la organización de salud pública Medicines Patent Pool (MPP), respaldada por las Naciones Unidas, y bajo la supervisión de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para poner sus test de anticuerpos covid-19 a disposición de los países más necesitados.

El acuerdo de licencia de acceso abierto ha sido suscrito este martes en un acto presidido por la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, y que ha contado con la asistencia de la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez; el director ejecutivo de MPP, Charles Gore; y la subdirectora general para el Acceso a Medicamentos, Vacunas y Productos Farmacéuticos de la OMS, Mariangela Simão.

En su intervención en el acto, celebrado en el salón de actos de la sede central del CSIC en Madrid, la titular de la cartera de Ciencia ha afirmado que "muchos de los problemas" que afectan a las sociedades "no conocen fronteras, alcanzan a todos los países, pero no todos ellos disponen de los recursos suficientes para hacerles frente". "La pandemia es uno de esos problemas de dimensión global en una sociedad global. El virus seguirá circulando y amenazando a toda la ciudadanía mundial viva donde viva mientras no consigamos controlarlo en los cinco continentes", ha avisado.

Según ha defendido Diana Morant, la única forma de acabar con la pandemia "pasa por un esfuerzo planetario". En este contexto, ha destacado que España ha dado un "gran paso" con el anuncio de la donación de 50 millones de dosis de vacunas de aquí al primer trimestre de 2022 y de que antes de finalice el presente ejercicio se habrán entregado más de 30 millones de dosis a COVAX.

"Hoy damos otro paso importante para combatir el virus con menos recursos", ha declarado la ministra de Ciencia, que ha añadido que esta firma supone un hito al ser "la primera cesión de una tecnología desarrollada por un organismo público". Diana Morant ha apuntado que, para poder desarrollar dichos test de anticuerpos, "ha sido necesaria una fuerte inversión pública en ciencia durante años".

Así, la ministra ha recalcado que, "como el virus, la ciencia tampoco entiende de fronteras" ya que tiene "una vocación universal, la de mejorar la vida de las personas, sin importar su nómina, su dirección postal, su género o su color de piel". "Y ese es también un firme compromiso de nuestro Gobierno, que la ciencia pública este al servicio de las personas, no solamente a disposición de aquellos pocos que se la puedan pagar", ha insistido, al tiempo que ha afirmado que con pasos como este se están "protegiendo vidas".

El acto ha sido inaugurado por la presidenta del CSIC, quien ha incidido en la importancia de buscar soluciones para que las tecnologías relacionadas con la pandemia en particular, y la salud en general, lleguen a todos los países, incluyendo los más necesitados. "En este sentido, nos gustaría que esta actuación del CSIC, de implicarse en las iniciativas internacionales de MPP y la OMS, se convierta en un ejemplo y una referencia para otros organismos de investigación en el mundo", ha declarado Rosa Menéndez, quien se ha mostrado convencida de que este primer acuerdo será un "éxito".

Por su parte, el director ejecutivo de MPP, Charles Gore (MPP), ha manifestado que esta es la primera vez que un centro público de investigación pone una tecnología a disposición de esta iniciativa de la ONU, y la primera vez que MPP firma una licencia de diagnóstico. "Va a ser, sin lugar a dudas, un punto de inflexión que va a alentar a otras organizaciones a hacer lo mismo", ha subrayado, al tiempo que ha asegurado que es un ejemplo de lo que es compartir frente a "muchos comportamientos egoístas" que se han dado durante la pandemia.

"Este acuerdo constituye un hito en la carrera para prevenir, diagnosticar y tratar la covid-19 en países necesitados, y hay que felicitar al CSIC, como organismo público de investigación, por su compromiso con la solidaridad y por ofrecer acceso mundial a su tecnología y conocimientos", ha declarado Mariangela Simão (OMS).

PRIMERA LICENCIA MUNDIAL DE ACCESO ABIERTO 

Como ha detallado el CISC, este acuerdo supone la primera licencia mundial de acceso abierto para una herramienta sanitaria relacionada con la covid-19. La firma se enmarca en la iniciativa COVID-19 Technology Access Pool (C-TAP), creada por la OMS en mayo de 2020 para facilitar el acceso oportuno, igualitario y asequible a productos sanitarios de la covid-19 a través del impulso a su producción. C-TAP proporciona una ventana única mundial a las entidades que desarrollan tecnologías para hacer frente a la covid-19, como terapias, vacunas y sistemas de diagnóstico, con el objetivo de que compartan su propiedad intelectual (patentes), conocimiento y datos, con fabricantes de probada calidad mediante licencias transparentes, no-exclusivas y con voluntad de servir a la sanidad pública.

En relación con los test serológicos del CSIC, ha recordado que salieron al mercado en España en el otoño de 2020, de manos de la empresa española Immunostep, y permiten detectar con una fiabilidad cercana al 100% si una persona posee anticuerpos contra el SARS-CoV-2, y si dichos anticuerpos provienen de la vacuna, o son consecuencia de que han estado en contacto con el virus.

Ahora el CSIC y la MPP han firmado un acuerdo por el que esta última podrá sublicenciar los derechos de explotación de los test serológicos del CSIC a empresas en países que necesiten esta tecnología. "Lo novedoso del acuerdo es que el CSIC no cobrará regalías por la explotación de su tecnología siempre que se fabrique para países incluidos en la lista Low and medium income countries --países con ingresos bajos o medios--, o en dichos países", ha declarado Javier Maira, responsable del Área de Estrategia Comercial e Internacionalización del CSIC.

El acuerdo también contempla que las empresas que comercialicen estos test tendrán que ajustar el precio de los mismos para que sean asequibles en el país que los comercializa. De esta manera, las tres organizaciones confían en que los test lleguen a los países con menores ingresos, y de forma asequible para sus ciudadanos y sistemas de salud. "Es la primera vez que se utiliza esta fórmula para que una tecnología del CSIC llegue a los países que la necesitan, y desde luego que si se tiene éxito el CSIC pondrá a disposición de la MPP otras tecnologías", ha indicado Ana Castro, la vicepresidenta adjunta de Transferencia del Conocimiento del CSIC.

A través de un video, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha agradecido la generosidad del CSIC al firmar este contrato, y al Gobierno de España por su "apoyo y compromiso" con la C-TAP. "Hacemos un llamamiento a todos los que estén desarrollando vacunas, tratamientos y herramientas de diagnóstico de Covid-19 para que sigan su ejemplo y amplíen el acceso a las herramientas que pueden salvar vidas", ha concluido el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.