viernes. 02.12.2022

En España existe el "riesgo" de que no se logre bajar el precio de los vehículos eléctricos y reducirlos hasta que sean comparables a los de combustión en 2035, año en el que estos últimos dejarán de comercializarse en la Unión Europea (UE), según un informe sobre el sector nacional del automóvil elaborado por la empresa Kiriom.

En concreto, el 62% de los expertos encuestados para el informe sectorial considera que existe ese riesgo, por lo que "sin bajar los precios (de los coches eléctricos) a niveles competitivos, será difícil prohibir la venta de vehículos de combustión en 2035" y lo convertirá en una meta "utópica".

En cuanto a los principales factores con los que tendrá que lidiar el sector del automóvil en España para mejorar la penetración del vehículo eléctrico también destacan la falta de inversión en infraestructura de carga y la "lenta renovación" del parque, que "hace que aumente el peso de los vehículos de más de 15 años".

A pesar de ello, el informe apunta que cerca del 80% de los consumidores ya se plantea comprar un vehículo electrificado, al tiempo que se prevé que en 2024 España deje de estar "a la cola de Europa" en cuanto a la penetración de este tipo de coches y "empiece a revertirse" la situación, una afirmación con la que concuerda el 85% de los expertos encuestados en el análisis.

Por su parte, el consejero delegado de Volvo Car España, José María Galofré, ha destacado que el problema de penetración del vehículo eléctrico en el país se debe a dos motivos principales. Por un lado, la "percepción" de que son más caros que los de combustión, un factor que, a su juicio, "ya no es real" por "las ayudas e incentivos que hay actualmente".

Galofré ha considerado que el otro motivo es la falta de infraestructuras en España, dado que actualmente hay en torno a 15.000 puntos de carga publica, "muy lejos de los 45.000 que era el plan para este año".

"Pero según el Gobierno, a finales de 2023 la estimación es de 100.000 puntos de carga en España, por lo que estamos seguros de que la infraestructura dejará poco a poco de ser un problema", ha añadido en la entrevista recogida en el informe.

En tanto, el director de Retail, Marketing y Movilidad en la empresa de movilidad y 'renting' de vehículos Arval, Manuel Orejas, ha incidido en que "una de las grandes tendencias que está marcando el presente y futuro de la movilidad" es el cambio del modelo de coche en propiedad por el de pago por uso.

"Comprarse un coche representa una gran inversión y lleva aparejados muchos costes: económicos, de tiempo y de preocupaciones. El renting a particulares elimina todas las incertidumbres (sabes cuánto vas pagar cada mes) y preocupaciones (sin gastos imprevistos de averías, reparaciones, cambio de neumáticos, impuestos, pólizas de seguro; y sin preocuparse de qué tecnología quedará obsoleta o de cuánto me pagarán por mi coche cuando lo venda) y ofrece todas las ventajas de un servicio todo incluido", ha defendido.

Por su parte, la vicepresidenta de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Marta Blázquez, ha argumentado que es necesario "aplicar deducciones fiscales para impulsar el vehículo eléctrico y los puntos de recarga".

Comentarios