miércoles. 21.02.2024

La mujer secuestrada y encadenada en Miranda de Ebro, Burgos, ha logrado escapar de su captor por la ventana de la cocina, debido a un descuido del mismo. El hombre en cuestión, que ya tenía antecedentes tras el secuestro de una niña en 2015, ha sido detenido por presunta detención ilegal y lesiones, aunque ahora mismo se encuentra en libertad tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia

La mujer llegó al Hospital Santiago Apóstol con las cadenas aún en el cuello. Había conseguido salir por la ventana de la cocina así, y enseguida, desde allí, dieron aviso a la Policía. La cadena que la ataba del cuello a las manos era de grandes dimensiones.

La mujer cuenta que no conocía de nada a su captor, el cual se había ofrecido a llevarla a su casa. Fue en el camino cuando se ganó su confianza y la convenció para hacer una breve parada en su casa para recoger unas pertenencias.

Allí, fue cuando empezó a golpearla violentamente hasta que la mujer quedó inconsciente. Al despertarse, se encontró atada de cuello y manos.

Al dar aviso a la Policía, la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) asumió el caso, y cuando la mujer reconoció a su secuestrador, se dio inmediatamente la orden de detención. El hombre fue puesto en manos del Juzgado de Instrucción de Guardia de Miranda del Ebro, que decretó su puesta en libertad.

El secuestrador ya tenía antecedentes tras el secuestro de una niña de nueve años en 2015, a la cual tuvo retenida durante 14 horas. Por este motivo, el captor cumplió condena de seis años de prisión por delitos de detención ilegal y abuso sexual, según ha informado el diario de Burgos