jueves. 29.02.2024
Todos hemos pensado alguna vez en que nos gustaría lucir abdominales de infarto. Obtener la famosa tableta de chocolate no es tarea fácil, pero tampoco es imposible. Con el verano a la vuelta de la esquina a muchos nos entran las prisas: comenzamos a arrepentirnos de los turrones de la Navidad y nos preguntamos por qué no decidimos empezar antes la operación bikini.

Pero ¿y si te dijesen que no es necesario ir al gimnasio para conseguir abdominales? La lucha eterna contra los abdominales no se ha perdido todavía. Aunque tonificar el abdomen cueste más que hacerlo en cualquier otra parte del cuerpo, desde la Escuela de Medicina de Harvard han elaborado una publicación bautizada como Los 9 mandamientos de Harvard para un abdomen fuerte.

No hay tiempo que perder. Ponte tus mejores galas deportivas, carga las pilas y prepárate mentalmente para este nuevo reto con el que conseguirás tener el core más duro que una pierda.

.

  1. No hay que matarse a hacer abdominales para fortalecer el core: no se trata de la cantidad ni complejidad, sino de la calidad. Rompamos el mito urbano de que cuantos más abdominales hagas más fuerte se te pondrá el abdomen. Busca una buena rutina de ejercicios de entre 10 y 20 minutos y comprobarás que con poco tiempo sí se consiguen resultados. Eso sí, ¡poco a poco hay que ir subiendo el nivel!

 

  1. Adiós abdominales tradicionales, hola plancha: la plancha es el ejercicio por excelencia para trabajar todo el abdomen. Durante mucho tiempo se pensó que a única manera de fortalecer el core era a base de los típicos abdominales.

 

  1. Trabaja con tu propio peso: no necesitamos añadir peso adicional ni es necesario el uso de máquinas para hacer abdominales. Solo te necesitas a ti, mucha energía y una esterilla para ponerla en el suelo y no hacerte daño ¡y ya estarías listo para machacar ese abdomen!

 

  1. Entrenar fuerza reduce la grasa abdominal: perder grasa localizada es misión imposible. Si queremos eliminar la grasa sobrante de la zona del abdomen debemos perderla de todo el cuerpo. La única manera de hacerle frente a la grasa visceral el combinar entrenamiento aeróbico con entrenamiento de fuerza y una alimentación saludable o dieta.

 

  1. Consumir más carbohidratos complejos y proteínas magras: por mucho deporte que hagamos, si no llevamos una buena alimentación, adecuada y saludable no conseguiremos que se nos marque el six-pack. Debemos prestar especial atención a las cantidades de alimentos, así como el consumo frecuente de carbohidratos complejos y proteínas magras.

 

  1. Activación de abdominales: los abdominales se pueden activar en cualquier momento y lugar, y podemos hacerlo de manera consciente en nuestras actividades cotidianas como, por ejemplo, caminando o manteniendo una buena postura.

 

  1. Ayuno intermitente: hay profesionales que recomiendan llevar a cabo el ayuno intermitente 3 veces por semana para ayudar a quemar esa grasa que nos impide reducir al 100% la grasa sobrante de nuestro abdomen. El ayuno intermitente no se puede llevar a cabo por nuestra propia cuenta, es necesario acudir a un profesional que nos indique como realizarlo.

 

  1. Trabaja e equilibrio: el equilibrio es la base de un abdomen fuerte según expertos de Harvard. Para comprobar si tienes buen equilibrio recomiendan hacer el 10-second balance test, que básicamente consiste en situarse cerca de una pared y con los brazos colocados en la posición que prefieras, levantar un pie a pocos centímetros del suelo. ¿Aguantarías todo un minuto sin perder el equilibrio?

 

  1. Motivación y recompensa: prácticamente lo más importante a la hora de marcarnos un reto de cualquier tipo es estar motivados y activar nuestra mente para ello. Así que ¡no hay excusa! Señala tu objetivo en tu mente y en el calendario a corto plazo y ponte manos a la obra. una vez hayas cumplido lo que te has propuesto, recompénsate con algo que te motive más como, por ejemplo, material para entrenar o unas zapatillas nuevas ¡para hacer más deporte todavía!